Los días viernes son muy esperados por muchísima gente, considerando que representa la llegada del fin de semana con los ratos de descanso y esparcimiento. Sin embargo, no cabe duda de que el viernes más popular del año se encuentra en el mes de noviembre, justo después del día de Acción de Gracias. Parece que todo el mundo espera y recibe con entusiasmo este día, no obstante, el Black Friday también tiene un lado oscuro.

Este día da la sensación de brindar mucha satisfacción a través del consumo y el aprovechamiento de ofertas, pero al final de día, la emoción puede ser totalmente diferente.

El origen de las ofertas del Black Friday

La tradición del Black Friday tiene una historia un tanto difuminada en el tiempo y llena de mitos urbanos. Dentro de las versiones que se recogen podemos encontrar desde un origen en el comercio de esclavos, hasta un código acuñado por los policías de Filadelfia para definir el caos generado por las compras navideñas, después de Acción de Gracias.

Sin embargo, la historia documentada habla de una cadena de eventos que nos traen hasta lo que conocemos hoy. En primer lugar, el término “Viernes Negro” o Black Friday tiene su origen en el ámbito de la economía e inversiones en la bolsa. Aparece por primera vez en 1869 cuando colapsó el mercado de oro estadounidense.

La relación de este día con las ofertas de Navidad viene del código con el que los comerciantes llevaban la contabilidad. En ese sentido, pasaban todo el año en números rojos, es decir sin ningún tipo de ganancias. No obstante, durante las compras navideñas los negocios volvían a números negros. Precisamente, estas compras comenzaban el día después de Acción de Gracias.

El presidente Roosevelt adelanta el día de Acción de Gracias

El Black Friday es un día marcado por el consumo y esto ha resultado ser parte de ese lado oscuro que causa impacto en nuestros días. Precisamente, el origen de las ofertas o inicios de las compras de las compras navideñas para este día llega con el propósito de apoyar a los comerciantes.

Los Estados Unidos venían de una década trágica en materia económica, siendo víctimas de los embates de la llamada Gran Depresión, que duró de 1929 a 1939. Por otra parte, es de destacar que el día de Acción de Gracias realmente se celebraba el último jueves de noviembre. Sin embargo, en el año 1939 el último jueves de noviembre era el día 30 lo que alejaba las compras navideñas y además, dejaba poco margen de tiempo.

Es así como el presidente Franklin Delano Roosevelt buscando apoyar a los comerciantes que venían de padecer durante la Gran Depresión, decide adelantar el día de Acción de Gracias. Así, en lugar de celebrarse el 30 de noviembre en el año 1939, se celebraría el día 23 de noviembre. De esta manera, las compras navideñas podían comenzar el día siguiente dando más tiempo a los comerciantes para promover sus ventas.

Los resultados fueron bastante alentadores, al punto de que hasta el año 1942 se oficializó que el día de Acción de Gracias sería el cuarto jueves de noviembre. Por ende, las compras navideñas comenzarían exactamente el día siguiente, viernes.

¿Cuál es el lado oscuro del Black Friday?

Como comentamos al principio, el Black Friday es el viernes más famoso del mundo y su popularidad global se debe a la expansión del E-Commerce. Si bien las tiendas físicas siguen ofreciendo descuentos, la mayoría de las personas están atentas a lo que ofrecen las tiendas online. Incluso, es de resaltar que el término no hace referencia solo al día viernes, sino que suele extenderse durante todo el fin de semana.

El lado oscuro del Black Friday tiene varias dimensiones, una de ellas hace referencia a los casos de fraude y estafa. Al tratarse de un movimiento masivo de usuarios en la web buscando ofertas, comienzan a proliferar las páginas falsas. En ese sentido, muchas personas pierden su dinero tras hacer compras en tiendas que desaparecen luego de hacer el pago. Por ello, es necesario tomar en cuenta algunas recomendaciones de seguridad para comprar en estos días.

Las compras impulsivas en Black Friday, adicciones sin sustancias

Las adicciones no relacionadas con sustancias o también llamadas adicciones conductuales, son acciones que sustituyen el uso compulsivo de sustancias. Aquí entran los problemas de apuestas, adicción a internet y también las compras impulsivas. En ese sentido, el Black Friday es un disparador de este tipo de comportamientos en donde definitivamente, el consumo no da la felicidad.

La Fundación Gadea en España llevó a cabo un estudio para analizar los efectos que pueden generar las ofertas del Black Friday. De acuerdo con estos analisis, al ejecutar las compras se activan los circuitos de recompensa. Estos generan de inmediato una emoción positiva que podría llevar a algunas personas a realizar compras impulsivas.

Como parte del lado oscuro del Black Friday, lo anterior se enlaza con el hecho de que este consumo excesivo e impulsivo, generalmente es de productos que no se necesitan. En ese sentido, la cantidad de compras precipitadas en pocos días representa una acción incontrolable que posteriormente podría generar sensaciones de culpabilidad.

De modo que, el lado oscuro del Black Friday tiene dimensiones que abordan nuestra seguridad, factores psicológicos y también socioeconómicos. Respecto a esto último, es de resaltar que los pequeños comerciantes no pueden llevar el ritmo o magnitud de las ofertas de gigantes como Amazon. Esto suele poner en aprietos a muchas PYMES que no obtienen los márgenes de ganancias que ostentan los grandes.

¿Cómo evitar estos efectos negativos del Black Friday?

Cuando tomamos en cuenta las diferentes dimensiones de ese lado oscuro del Black Friday, también podemos llevar a cabo acciones para no ser víctimas de ello. En ese sentido, es necesario tomar todas las recomendaciones de seguridad para evitar fraudes y estafas.

Asimismo, es muy importante el hecho de aprovechar aquellas ofertas de productos que realmente esperamos. Es de tomar en cuenta que las compras impulsivas son las que suelen general malestar posteriormente, por lo que lo ideal es enfocarnos en una lista de deseos.

Si bien el Black Friday tiene un lado muy poco amigable, también tenemos a la mano mecanismos que nos ayudan a contrarrestarlo. De esta manera, es posible disfrutar sanamente de las ofertas y obtener esos productos y regalos que esperamos durante el año.

Escribir un comentario