La naturaleza trabaja por medio de ciclos y procesos de los que, incluso en la actualidad, apenas comprendemos una parte. Una muestra de eso es la forma en la que los ecosistemas pueden estar interconectados y cómo un pequeño cambio puede generar modificaciones que pongan de cabeza la dinámica usual de un ambiente. Un ejemplo claro de eso ha sido el efecto que han tenido los gatos domésticos sobre ciertos animales en riesgo.

A través de una publicación en Nature Communications, se ha mostrado la forma en la que los gatos caseros pueden ser un peligro para la vida silvestre de sus alrededores. Esta no es la primera vez que se plantea el tema y otros estudios ya han señalado varios de los riesgos que los gatos representan para los animales salvajes de los microecosistemas urbanos y semiurbanos.

Los gatos domésticos han puesto en riesgo de extinción a varias especies animales

De acuerdo a lo publicado por el Protect Wildlife, al menos 33 especies distintas de animales enfrentan un riesgo de extinción mayor debido a la acción de los gatos domésticos. Después de todo, la cantidad de animales que cazan diariamente el mucho más alta de lo que imaginaríamos.

gatos cazando y poniendo animales en riesgo de extinción.
Vía Pixabay.

A casa ellos solo llevan un pequeño porcentaje de sus presas, por lo que gran parte de sus andanzas quedan ocultas por fuera de los muros de nuestro hogar. En países como Australia, la situación se ha vuelto tan crítica que se ha planteado la posibilidad de exterminar gatos para proteger el desarrollo de la fauna local.

¿Qué podemos hacer para proteger a los animales… incluyendo a los gatos?

Claramente, la “solución” planteada por Australia parece simplemente estar intercambiando la vida de un animal por otro. Por lo que no todos están de acuerdo con dicho modus operandi.

Por eso, los científicos de estudios anteriores han planteado una alternativa igual de efectiva y mucho menos rotunda. En general, los problemas por la cacería se dan cuando los gatos pueden salir fuera del perímetro de sus casas, por lo que lo que más recomiendan a sus dueños es que mantengan a sus gatos dentro de sus hogares.

De esa forma, los animales de alrededor estarán en menos riesgo y los gatos también se expondrán a menos peligros y posibles fuentes de heridas o infecciones. Por lo que, al final, todas las criaturas tendrán un espacio más seguro en el que vivir.

8 especies animales impulsadas hacia la extinción por los gatos domésticos

En la lista que mencionaremos a continuación, se encuentran algunas de las especies que, lastimosamente, podrían no salvarse incluso si se hacen todos los esfuerzos. Eso debido a que sus números ya han sido mermados tanto por los gatos que su riesgo de extinción es inminente.

Loro de vientre naranja

Vía Pixabay.

El pequeño pajarito de tonos verdes, amarillos y naranjas en su plumaje es nativo de Australia y estuvo en peligro crítico de extinción desde el 2007. Por ahora, existen algunos programas de cautiverio tratando de mantener la especie con vida. Pero, ya sea dentro o fuera de un refugio, los pequeños animales pueden ser víctimas de los gatos domésticos.

Skink Otago

Skink Otago
Vía Wikimedia Commons.

Otro de los animales en gran riesgo de extinción a causa de los gatos es el pequeño Skink Otago de Nueva Zelanda. Él se encuentra dentro de la lista de reptiles de Nueva Zelanda que parecen ser particularmente vulnerables a las poblaciones invasoras de ratas y gatos. Un problema que otras criaturas como el Dodo también tuvieron antes de su extinción en la isla de Mauricio.

Por los momentos, se estima que debe haber menos de 2 mil Skink Otagos vivos en la isla y todos ellos son blancos fáciles para los gatos salvajes y domésticos. Eso debido a que, a diferencia de muchos de sus pares, ellos no evolucionaron para poder evitar los ataques de dichos depredadores.

Key Largo Woodrat

Key Largo Woodrat
Vía Wikimedia Commons.

En la actualidad, la historia del pequeño Key Largo Woodrat ya no puede tener una continuación. Después de pasar años en peligro crítico, los roedores fueron parte de programas de reproducción y cría en cautiverio entre 2002 y 2012. Sin embargo, en ese mismo tiempo, mientras se fueron liberando Woodrats a la naturaleza, ellos fueron pereciendo en las garras de los gatos –tanto domésticos como salvajes–.

Kākāpō

Kākāpō
Vía Pixabay.

Con una apariencia propia de un mundo de fantasía más que a la realidad, la especie tiene un pie ya del otro lado. En general, el kākāpō –endémico de Nueva Zelanda– es un tipo de loro que no puede volar y que es particularmente malo para reproducirse.

En la actualidad, ya no se los puede encontrar en la naturaleza, pues son parte de los animales que han sido puestos en riesgo por los gatos, ya que no reconocen a los felinos como amenaza y, por ende, se vuelven presas fáciles. Debido a eso, las criaturas llevan años siendo parte de programas de conservación en el país.

Gato chino del desierto

gato chino del desierto
Vía Wikimedia Commons.

Otra de las criaturas que se encuentra en peligro a causa de los gatos es, irónicamente, un felino. Específicamente, nos referimos al gato chino del desierto que forma parte de una subespecie felina (Felis Silvestris Bieti) que es genéticamente distinta a la de los gatos (Felis Silvestris).

En este caso, la posible extinción del animal no se debe al instinto cazador de los gatos, sino a su diversidad genética. Se cree que, con el tiempo, las futuras generaciones podrían empezar a tomar gatos salvajes como compañeros y, en consecuencia, “diluir” su propio pozo genético hasta que sea más similar al del Felis Silvestris.

Numbat

Vía Pixabay.

Otro de los animales que han sido puesto en riesgo por los gatos es el hormiguero conocido como Numbat. Al observarlo, podrá parecer una versión un poco distorsionada de las ardillas, pero en realidad es un marsupial endémico de Australia Occidental. Por ahora, se sospecha que quedan apenas mil ejemplares vivos y su existencia no solo es amenazada por los gatos, sino también por los zorros y la pérdida de su hábitat.

Nene

nene
Vía Pixabay.

El ave official de Hawaii, el Nene, se ha mostrado como una especie en alto riesgo, pero que también ha sabido ser resistente. Desde los sesenta ha estado en riesgo de extinción, y se han contado solo 20 de ellos en la naturaleza.

Pero, afortunadamente, gracias a programas de conservación exitosos, sus números en cautiverio han comenzado a subir. Sin embargo, siguen siendo parte de los animales puestos en riesgo por los gatos, y no solo por la cacería.

La verdad es que los felinos también pueden transferir a estas aves un parásito conocido como T. gondii. Por lo que se sabe, su presencia ya se ha relacionado con casos de muerte entre la especie.

Pantera de Florida

pantera de florida
Vía Pixabay.

Finalmente, otro de los animales puestos en riesgo a causa de los gatos termina siendo otro felino. En este caso, nos referimos a la Pantera de Florida, quedando apenas unas 200 en la naturaleza.

Nuevamente, no ha sido la cacería la que las ha afectado, sino la dispersión de enfermedades. Por ejemplo, se sospecha que en el 2008 un gato doméstico pudo contagiar a una pantera con leucemia felina, lo que originó un brote que se llevó la vida de cinco de dichos especímenes. Claramente, eventos como esos no son los únicos catalizadores del proceso de extinción, pero sí son parte de la sumatoria que ha puesto en riesgo a esos animales.

Referencias:

The impact of free-ranging domestic cats on wildlife of the United States: https://doi.org/10.1038/ncomms2380

Protect Wildlife: Keep Cats Indoors: https://www.fws.gov/southeast/pubs/keep-cats-indoors.pdf

Escribir un comentario