Los antiguos autores describen a los soldados iberos vestidos con un traje corto blanco con cenefas moradas y sus íberas falcatas en la mano, un tipo de espada popular en la Península Ibérica desde el siglo V al I a.C. y un preciado objetivo para coleccionistas y conocedores de la historia.

Espada recuperada

Precisamente, un ejemplar de falcata fue recuperado recientemente por agentes de la Policía Nacional de España, luego de que el cuerpo de investigación hiciera seguimiento a una publicación difundida en una conocida red social en la que se ofrecía la legendaria espada a la venta.

falcata
La falcata se caracteriza por una hoja de un filo que se inclina hacia adelante hacia la punta, siendo el filo cóncavo en la parte inferior de la espada, pero convexo en la parte superior.

En la actualidad, son pocos los ejemplares de falcatas que subsisten. Esto se debe al hecho de que estas armas eran de uso exclusivo de su propietario y se le consideraba una posesión intrínsecamente personal, por lo que al fallecer el dueño, se acostumbraba a doblarlas y golpearlas con el fin de inutilizarlas y regularmente se enterraban en la tumba de su propietario junto a sus otras posesiones personales.

Por esta razón la falcata recuperada es tan codiciada, interés que se incrementa por la buena condición en que se encuentra. En este sentido, un portavoz del cuerpo policial puntualizó que la hoja intacta de la falcata “aumentó significativamente su valor, ya que es muy raro encontrar ejemplares en esta condición”.

Conjuntamente a la singular espada, la acción policial recuperó más de un centenar de piezas arqueológicas entre las que se encontraban puntas de flecha, joyas y fragmentos de cerámica.

Conociendo la falcata

La falcata se caracteriza por una hoja de un filo que se inclina hacia adelante hacia la punta, siendo el filo cóncavo en la parte inferior de la espada, pero convexo en la parte superior. Esta forma distribuye el peso de tal manera que es capaz de asestar un golpe con el impulso de un hacha, pero manteniendo el filo de una espada.

La empuñadura solía tener forma de gancho y el extremo muchas veces era estilizado con la forma de un caballo o un ave. Con frecuencia, se integraba una cadena delgada que conectaba la punta de la empuñadura con la sección superior.

Conjuntamente a la singular espada, la acción policial recuperó más de un centenar de piezas arqueológicas entre las que se encontraban puntas de flecha, joyas y fragmentos de cerámica.

Las espadas en forma de falcata se derivaron de los cuchillos en forma de hoz de la Edad del Hierro; eso también explica sus usos rituales. Se cree que fueron introducidas en la Península Ibérica por los celtas que difundieron la tecnología del hierro.

La hoja de la falcata mide aproximadamente unos 45 centímetros de longitud, es decir, la longitud del brazo. En realidad no hubo dos falcatas iguales, ya que estas valiosas espadas se hacían a la medida, por lo que cada una tenía medidas según el brazo de su propietario.

Tras la llegada de Roma a España, la falcata pasó a formar parte del equipo de combate romano. En todo el Mediterráneo se admiraba la calidad de estas armas, elaboradas con un mineral de hierro de altísima pureza.

Referencia: Spanish police recover rare 2,000-year-old Iberian sword, The Guardian, 2021. https://bit.ly/3cSIU2M

Escribir un comentario