La ligadura de las trompas de Falopio es uno de los métodos anticonceptivos definitivos más eficientes y utilizados en el mundo, pero en ocasiones se lo puede revertir. Ahora… ¿cuál es la probabilidad de éxito y qué tanto vale la pena hacer el intento?

En esos casos, la respuesta no es tan rotunda. Afortunadamente, podemos recurrir al testimonio de expertos, como el dado a Infosalus por la SEGO (Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia) y por el doctor Francisco Carmona.

El papel de las trompas de Falopio en la reproducción

Como bien sabemos, para que la fecundación se dé un espermatozoide debe alcanzar al óvulo. Para eso, deben pasar por los canales de las trompas de Falopio, que los harán encontrarse directamente con el óvulo en su ruta de descenso.

Una vez allí, si la fecundación se da, el canal de las trompas de Falopio funcionará como un “primer hogar” para el óvulo mientras este termina su recorrido para llegar al útero. Debido a eso, el órgano no es solo una “ruta” a seguir para los espermatozoides y óvulos, sino que también se trata de uno de los ambientes vitales que deben ofrecer las condiciones idóneas para que la concepción se lleve a cabo y se mantenga estable.

Debido a todo lo anterior, es claro el papel vital que tienen las trompas de Falopio en el embarazo. Por ese motivo, al sacarlas de la ecuación se consigue un método con una efectividad de 1 a 100 mujeres al año, según el índice de Pearl. Un sistema de medición que, según explicó Carmona, refleja eficiencias altas mientras más bajo sea el número obtenido.

¿Cómo se ligan las trompas de Falopio?

De acuerdo a lo dicho por Carmona, quien es el actual jefe del Servicio de Ginecología del Hospital Clinic de Barcelona, la ligadura de trompas de Falopio es un método “muy eficiente” que rara vez se intenta revertir. En general, según explica, debe considerarse al procedimiento como un elemento definitivo.

De allí que se recomiende a las mujeres o a las parejas que cavilen el tema en detalle antes de llegar a una decisión final. Una vez se aclara que la ligadura de trompas es lo que se desea, entonces el proceso se puede llevar a cabo.

Vía shutterstock.com

Para eso, existen varios caminos. En algunos casos, la intervención quirúrgica –que requiere de altos conocimientos y experiencia en microcirugía– se encarga de cortar, quemar o coagular los tubos de las trompas de Falopio. Asimismo, también existen otras alternativas como colocar “clips” o “anudar” en una parte del canal para cortar el paso.

¿Cuándo suele realizarse la ligadura de trompas?

En general, se ha visto que la ligadura de trompas suele ser común en mujeres de 35 años o más, que en el futuro podrían tener poco interés en revertir el proceso. Según Carmona, en general solo un 1% o 2% de las mujeres desean deshacer el proceso y suelen estar entre los espectros más jóvenes del grupo. Igualmente, aclara que son pocos los registros consistentes que se tienen de eso, por lo que sus porcentajes son tan solo un estimado.

Debido a lo anterior, lo más común es que quienes soliciten el procedimiento sean mujeres que ya han logrado ser madres. Con eso en mente, se ofrece la posibilidad de hacer el procedimiento justo después del parto, si este ha ocurrido por cesárea.

Por otro lado, si ha sido un alumbramiento vaginal entonces se recomienda un reposo de al menos 6 meses antes de hacer el procedimiento, explicó la SEGO. Eso debido a que en el primer caso se aprovecha la incisión para trabajar inmediatamente en las trompas, mientras que en el segundo se hace por vía laparoscópica, es decir, por medio de tubos cortos insertados en el abdomen cuyo movimiento se observa con una lente óptica.

¿Es posible revertir la ligadura de trompas?

Sí, pero no en todos los casos. De acuerdo al doctor Carmona, la posibilidad estará regida por dos variables. Primero, por la longitud sana que reste de las trompas de Falopio luego de que se apliquen los ligamentos. Específicamente, se necesita al menos 1 cm en el extremo más cercano al útero y 3 cm en el más cercano al ovario.

Igualmente, se debe evaluar que las trompas no se hayan llegado de líquido luego de ser ligadas –algo que es altamente común como consecuencia del proceso–. Si ambas condiciones se cumplen, entonces es posible revertir el ligamento de las trompas de Falopio.

Sin embargo, Carmona advierte que, incluso luego de dicha restauración, no es una seguridad que la mujer pueda quedar embarazada. Por ese motivo, a aquellas que están pensando en una reversión, les recomienda otros métodos posibles como la fecundación in vitro, que tiene altas tasas de éxito y podría ser un esfuerzo más seguro que la cirugía de reparación.

Escribir un comentario