Los debates sobre cuál fue el punto de surgimiento del SARS-CoV-2 no son escasos. De hecho, en los últimos dos años se han realizado infinidad de esfuerzos por comprender en detalle ese punto. Lastimosamente, podrían pasar años antes de tener una respuesta absoluta. Por otro lado, las dudas podrían aclararse mucho más rápido si solo nos preguntamos cuál fue el punto de origen de los contagios generalizados del COVID-19.

Después de todo, aunque la teoría de su origen animal aún se debate, no existen tantas dudas al seguir los casos de contagios entre humanos. Específicamente, hasta la fecha dos teorías principales han estado enfrentadas.

La primera posicionó a un mercado de alimentos frescos de Wuhan, China, como el epicentro de los contagios. Por su parte, la segunda señaló a un laboratorio de virología de la misma localidad como el verdadero origen del SARS-CoV-2.

¿Cuál ha sido el verdadero punto de origen de los contagios del COVID-19?

Con la finalidad de responder a dichas preguntas, Michael Worobey realizó un estudio recopilatorio que se ha publicado en la revista Science. Dentro de él, el investigador trabaja con la información recolectada durante los primeros momentos de la pandemia y analiza las explicaciones que podrían derivarse de las evidencias.

Según sus resultados, al final del estudio las pistas encontradas eran el equivalente a una gran flecha roja apuntando a la teoría del mercado. Específicamente, se habló del mercado mayorista de mariscos de Huanan en Wuhan.

Mercado de Wuhan que pudo ser el punto de origen de los contagios del COVID-19.
Vía Alamy.com

De acuerdo al investigador, aunque las evidencias no son una negación total de la teoría del laboratorio, aceptarla implicaría dejar partes de las pistas por fuera de la explicación. Por ejemplo, plantea que entonces tendría que clasificarse como una “simple coincidencia” que uno de los focos de contagio más notorios fuera el mercado mayorista.

El origen de los contagios fue el mercado de Wuhan y estas son las pruebas

Para Worobey, quien es un experto en evolución de virus de la Universidad de Arizona, su investigación no solo consistió en recopilar las pistas que estuvieran disponibles, sino en analizar los diferentes clamores que justificaban a una u otra teoría:

“El primer contagiado no estuvo cerca del mercado”

Por ejemplo, uno de los motivos por los que prosperó la idea de la fuga del virus desde un laboratorio fue el descubrimiento del supuesto “paciente 0” en la primera semana de diciembre de 2019. Según se reportó, la persona no había pasado por el mercado de Wuhan, pero igualmente presentaba malestar.

De acuerdo a lo recopilado por Worobey, el detalle es que, para ese momento, sus síntomas no correspondían con el coronavirus. En realidad, solo se registró verdaderamente la enfermedad para el 16 de diciembre del mismo año. Para entonces, se sabe que el virus ya circulaba entre la comunidad.

Debido a eso, se identificó al verdadero paciente cero, que fue una mujer mayor con un puesto dentro del mercado mayorista. De allí que, al final, se fortaleciera la teoría que planteaba al mercado como el punto de origen de los contagios del COVID-19.

“Solo se buscaron casos dentro del mercado de Wuhan”

De acuerdo al experto, se habló de una nueva práctica entre los epidemiólogos que pudo haber sesgado la detección de casos. Desde que se dio la epidemia de SARS (síndrome respiratorio agudo severo), en 2002-2003, por contagios a través de un mercado de mariscos (o mercado húmedo), los epidemiólogos prestan especial atención a los casos de complicaciones respiratorias de personas que hayan estado en uno.

Lastimosamente, como contraparte, si la persona no estuvo recientemente en un mercado de ese tipo, su sintomatología no se registra como una anomalía. Debido a ese sesgo, se decía que el foco de casos en el mercado era simplemente el resultado de prestar solo atención a esa zona.

Ante eso, Worobey explica que los primeros en hacer los diagnósticos fueron médicos, pero no específicamente epidemiólogos. Por ese motivo, sus registros no estuvieron regidos por esa nueva regla. Lo que, en consecuencia, demuestra que los focos de más de 50 casos en el mercado húmedo fueron un simple reflejo del foco activo de contagios.

Referencia:

Dissecting the early COVID-19 cases in Wuhan: DOI: 10.1126/science.abm4454

1 comentario

  1. Que el mercado sea el centro de la epidemía hace muy probable que un investigador del laboratorio (cercano al mercado), el cuál estuviera contagiado (asintomático por ejemplo), acudiera a dicho mercado una vez finalizada su jornada y antes de dirigirse a su casa, y comenzará asi la pandemia con este en el centro de la misma. Asi que veo inconsistente este estudio.

Escribir un comentario