Es un fenómeno que asusta a muchos niños pero que también continúa hasta la edad adulta. Entras al supermercado, recoges el carrito, giras a la derecha, sigues recto, giras a la izquierda y otra vez a la derecha para ir al pasillo de galletas; pero al llegar, no estás en dónde se supone que deberías estar y te das cuenta de tu desorientación.

Durante mucho tiempo los neurocientíficos han estado intrigados por la capacidad del cerebro para retener recuerdos espaciales, especialmente en lugares similares como las cadenas de tiendas. Bajo esta perspectiva, un equipo de investigadores de la Universidad de Arizona realizó un estudio cuyos resultados ofrecen una respuesta del porqué nos desorientamos en los pasillos de un supermercado.

Evaluando la capacidad de retener recuerdos espaciales

Para el estudio, los investigadores mostraron a 27 participantes un video animado presentado desde la perspectiva de alguien caminando por tres ciudades virtuales. Si bien las ciudades eran casi idénticas, todas tenían un campo verde circular con un supermercado en el centro y otras seis tiendas repartidas por el pueblo, había ciertas particularidades.

Los hallazgos del estudio podrían ser útiles para estudiar la desorientación y la falta de memoria espacial típica de los pacientes con Alzheimer.

No todas las ciudades tenían los mismos supermercados. Tres eran comunes a las tres ciudades, otras tres estaban solo en dos ciudades y cada ciudad tenía una tienda única.

Los participantes tenían que memorizar dónde estaba ubicada cada tienda en cada ciudad, dónde se relacionaban entre sí y cuánto tiempo les tomaba caminar entre ciertas tiendas. Posteriormente se les preguntó sobre la ubicación de los supermercados, algo que fue difícil de responder por las similitudes entre las ciudades.

Quien logró al menos el 80% en la prueba vio los videos y respondió las preguntas nuevamente, pero esta vez con un dispositivo que grababa imágenes de sus cerebros.

Los investigadores observaron que los patrones de actividad cerebral eran muy similares cuando las ciudades eran iguales. Sin embargo, cuando se les preguntó acerca de las tiendas que aparecieron en más de una ciudad, las imágenes cerebrales ya eran muy diferentes, indicativo de que los cerebros de los participantes veían las ciudades repetidas distintas que las dos tiendas que eran incluso completamente diferentes.

Los neurocientíficos han estado intrigados por la capacidad del cerebro para retener recuerdos espaciales, especialmente en lugares similares como cadenas de tiendas.

Estudiar la desorientación y la falta de memoria espacial

Estos resultados sugieren que así es como nuestros cerebros equilibran la retención de nueva información, sin un uso limitado de sus capacidades con el reaprendizaje de procesos similares que ocurren todos los días. En complemento, los hallazgos sugieren que la corteza prefrontal es la parte del cerebro que contiene esta información.

Los investigadores señalan que estos hallazgos sobre cómo funciona el cerebro en los supermercados podrían ser útiles para estudiar la desorientación y la falta de memoria espacial típica de los pacientes con Alzheimer.

En este sentido, los autores del estudio planean transformar una sala de su laboratorio en un espacio de realidad virtual donde puedan crear un supermercado para evaluar cómo las personas mayores o en riesgo de contraer la enfermedad se mueven y aprenden sobre nuevos espacios.

Referencia: Partially overlapping spatial environments trigger reinstatement in hippocampus and schema representations in prefrontal cortex. Nature Communications, 2021. https://doi.org/10.1038/s41467-021-26560-w

Escribir un comentario