Si nos preguntan qué es internet, lo primero que nos viene a la mente es una red de alcance mundial que hace posible que puedas entrar a TekCrispy, sin importar dónde estés. Esta explicación aunque llana, no está nada lejos de la realidad, sin embargo, la verdadera interrogante es ¿cómo se logra esto? En este caso, la explicación si es un poco más profunda y no solo en el sentido figurado, porque los responsables de que el servicio de internet llegue a nivel mundial está en el fondo del mar.

Se trata de los cables submarinos y son el eje principal de internet como red de alcance y acceso mundial. Sin embargo, el hecho de que la conexión con el mundo dependa de un solo elemento, genera incertidumbre.

¿Cómo se hace posible servicio de internet mundial?

Las redes a gran escala no son más que la maximización de las pequeñas redes que tenemos en casa o en la oficina. En ese sentido, la conexión más básica se lleva a cabo a través de cables de red que interconectan los distintos equipos, a través de un dispositivo de red como un switch o un router. Esto nos da cuenta de que lo más elemental para el establecimiento de una red, es una conexión cableada.

En ese sentido, cuando llevamos esto a una escala mundial, en lugar de cables de red como en casa, tenemos millones de kilómetros de cable de fibra óptica. Estos cables, al igual que en las oficinas donde van ocultos en tuberías ubicadas en paredes o techos, son desplegados en lo profundo del océano. Pero esto no es algo nuevo, el primer cableado en el fondo del mar comenzó con la red telegráfica para el año 1857.

De manera que, la interconexión del mundo no es un planteamiento nuevo y las bases de internet como lo conocemos hoy depende de una idea de hace más de 100 años. Si bien internet es posible por una combinación de tecnologías de hardware y software, son los cables submarinos el elemento más básico para su presencia.

Los cables submarinos que conectan al mundo

Considerando que van más de 100 años de despliegue de cables submarinos, las necesidades obligaron a su evolución a través del tiempo. Así, pasamos de cables de cobre, a la fibra óptica que se ocupa en nuestros días para hacer posible las comunicaciones. Además, las condiciones extremas en la que reside este cableado amerita tecnología para proteger y alargar su vida útil.

En ese sentido, los cables submarinos en la actualidad están compuestos por 8 capas. Desde adentro hacia afuera, el cable incorpora los hilos de fibra, seguidos de una capa de vaselina para protección contra el agua. En tercer lugar encontraremos un tubo de cobre o aluminio y la cuarta capa un tubo hecho de policarbonato.

La quinta capa de los cables submarinos es una barrera de aluminio resistente al agua y la sexta, alambres de acero trenzado. Al llegar a las zonas más exteriores tenemos la séptima capa compuesta de una cinta de tereftalato de polietileno para finalizar con la octava en un recubrimiento de polietileno.

Los riesgos de los cables submarinos

En nuestros se habla de un aproximado de 436 cables submarinos desplegados en el océano, que se traducen en 1.3 kilómetros de cable. De esta red depende que puedas enviar un correo electrónico y como mencionamos antes, está en condiciones extremas. En ese sentido, más allá del hecho de estar en el fondo del mar, los cables están expuestos a ser dañados por anclas de embarcaciones, fenómenos naturales e incluso, la incidencia de la fauna marina.

TeleGeography es una empresa que se ha encargado de estudiar y brindar datos en esta área y comentan que la vida útil de los cables es de 25 años. No obstante, son desactivados y reemplazados antes a fin de prevenir que queden obsoletos. Es de resaltar además, que los cables desactivados generalmente son recuperados por las empresas para su uso como materia prima.

Tomando en cuenta todo esto, la incertidumbre de la que hablábamos al principio comienza al notar que la interconexión mundial descansa en esta red de cables. Incluso, las redes móviles que usamos en nuestros smartphones dependen de este cableado submarino.

¿Hay alternativas para el funcionamiento del servicio de internet mundial?

El 95% de las conexiones mundiales de internet dependen del cableado submarino. Si bien hasta el momento no han ocurrido problemas a gran escala, resulta problemático pensar en que no hay alternativas ante alguna falla masiva.

Probablemente el proyecto más cercano a brindar una alternativa a todo esto es Starlink de Elon Musk. Su idea es desplegar alrededor de 40 mil satélites a fin de brindar conexión inalámbrica, sobre todo en lugares en donde no llega el cableado o las redes móviles. No plantean competir con la fibra y en estos momentos cuentan con 1646 en órbita y operando.

Aunque es una gran idea, en nuestros días no representa una alternativa que nos salvaría de la desconexión mundial en caso de una falla masiva en los cables submarinos. La razón es que los servidores que manejan las redes alrededor del mundo, también son cableadas, por lo que en un escenario de este tipo sea caerían todos los servicios.

El futuro de internet y la conexión mundial

Elon Musk plantea una alternativa prometedora con respecto a la conexión mundial. Si bien la idea es que las personas puedan tener conexión a la web, el futuro puede plantear retos que inviten a las empresas a obtener un enlace satelital. Sin embargo, por el momento esta no parece ser la dirección que toman gigantes como Google y Facebook, que ya han desplegado sus propios cables submarinos.

En ese sentido, la tecnología en este aspecto lleva la tendencia de continuar avanzando en mejorar los métodos de transmisión de datos y protección de cables. Para ello, se siguen estudiando nuevos materiales que superen a la fibra óptica y que puedan proteger mucho más al cableado de los riesgos del fondo del océano.

Por ello, aunque el 95% del servicio de internet mundial se base en un entramado de cables submarinos, su futuro no parece buscar reemplazos, sino mejoras.

Escribir un comentario