Los observadores estelares con cielos despejados América del Norte, así como en América Central y del Sur y partes Europa, Asia y Australia y pudieron observar el histórico eclipse parcial de luna que tuvo lugar durante la noche del jueves 18 de noviembre hasta el viernes 19 por la mañana.

Alineación entre el Sol, la Tierra y la luna

Este evento astronómico se produjo por efecto de una alineación entre el Sol, la Tierra y la luna, en la que nuestro planeta proyectó una sombra umbral que cubrió parte de la superficie visible de la lunar.

Una vez que el 95 por ciento de la luna se cubrió con la umbra, pudimos apreciar una tonalidad rojiza, un efecto llamativo, ya que la fase lunar no correspondía a una verdadera “luna de sangre”.

Lo que explica este fenómeno visual es que mientas nuestro planeta impidió que la mayoría de los rayos del Sol llegaran a la luna, algunos de esos rayos rodearon la Tierra y atravesaron su atmósfera, dejando pasar solo las longitudes de onda más largas, como el rojo.

El más largo en 580 años

Debido a que era la sombra de la Tierra cubrió el 97,1 por ciento de la superficie visible de la luna, se considera un eclipse lunar parcial.

Este evento lunar también hizo historia: el eclipse se prolongó por aproximadamente tres horas y media, lo que lo convirtió en el eclipse lunar parcial más largo en 580 años. La última vez que ocurrió un eclipse parcial tan largo fue el 18 de febrero de 1440, y la próxima vez que ocurrirá uno similar el 8 de febrero de 2669.

Este fenómeno celeste se distinguió por una magnitud de eclipse umbral de 0,9742, lo que en términos simples indica que el 97 por ciento de la superficie lunar quedó bajo la sombra proyectada de la Tierra.

Una oportunidad para fotografiar

Este eclipse ocurrió en el nodo ascendente de la luna en Tauro, cerca de las famosas Pléyades, también conocidas como las Siete Hermanas, durante el eclipse, por lo que sin duda, fue una maravillosa oportunidad para tomar fotos.

Otra particularidad de este evento astronómico fue que se produjo muy cerca de que nuestro satélite natural alcanzara el apogeo –el punto más alejado de la Tierra– para este mes. Este factor también influyó en que este eclipse fuera el más largo en casi 600 años.

El fenómeno astronómico se pudo observar en los cielos nocturnos de América del Norte, grandes trozos del norte de América del Sur, el noreste de Asia y el lado este de Australia, por lo que buena parte de población mundial tuvo la oportunidad de disfrutar –y fotografiar– este extraordinario evento.

Referencia: An Almost Total Lunar Eclipse. NASA Science Earth’s Moon, 2021. https://moon.nasa.gov/news/168/an-almost-total-lunar-eclipse/

Escribir un comentario