La evidencia documental sugiere que las islas del Caribe y del Océano Pacífico sirvieron en el pasado como sitios de aislamiento para personas diagnosticadas con lepra, pero el hallazgo reciente de un cráneo humano con deformidades muy peculiares podría ser evidencia tangible de ello.

Los investigadores de la Universidad de Oregon publicaron un artículo en International Journal of Paleopathology en el que describen sus características y los resultados de sus pruebas de datación. Estas últimas arrojaron resultados coincidentes con esta teoría pues los huesos hallados datan de finales del siglo XVIII o principios del XIX, momento en el cual la práctica de segregación de enfermos era común.

La lepra llevó a aislamiento a muchas personas en el pasado

La lepra es una enfermedad infecciosa crónica causada por una bacteria Mycobacterium leprae. Afecta principalmente a la piel, los nervios periféricos, la mucosa de las vías respiratorias y los ojos, causando deformaciones dramáticas de las manos, los pies y la cara que terminan por profundizarse y llegar a los huesos.

Mapa que muestra la isla del caribe Petite Mustique donde se encontró el cráneo humano con signos de lepra.
Mapa del Caribe que muestra San Vicente y las Granadinas. En el recuadro sobresaliente se observa la isla Petite Mustique Crédito: Mapa elaborado por Evan Levine y Scott M. Fitzpatrick.

La enfermedad se propaga a través del contacto prolongado cercano con otra persona infectada, como pasa con muchas otras. Pero el componente de desfiguración que la caracteriza conllevó medidas muy drásticas en el pasado, cuando no existía tratamiento.

“El hecho de que la lepra también puede provocar una desfiguración notable de las manos, los pies y, en particular, la cara la convirtió en una enfermedad muy aterradora y probablemente precipitó medidas para aislar a las personas con lepra”, dijo Greg Nelson, autor principal y biólogo esquelético.

Un cráneo humano con signos de lepra en una isla del Caribe

El cráneo se encontraba en Petite Mustique, una isla del Caribe actualmente deshabitada pero que pudo haber alojado a enfermos de lepra a principios del siglo XIX. En aquel entonces, era común y obligatorio aislar a las personas con esta enfermedad para prevenir su propagación a otras personas.

“Hay una serie de casos bastante conocidos en el Caribe y el Pacífico donde islas más pequeñas se utilizaron como lugares para segregar a las personas con lepra, como Molokai en Hawai”, dijo el arqueólogo Scott Fitzpatrick, que dirigió el estudio.

Los registros históricos sugieren que la isla fue uno de estos sitios incluso desde mediados del siglo XVII, pero hasta ahora la evidencia es muy limitada. Esta se reduce a esqueletos con signos sugerentes de que en vida padecieron la enfermedad. Sin embargo, este hallazgo podría encajar perfectamente como sustento de estas creencias.

Un hallazgo único en su tipo

Este ha sido el único hallazgo de este tipo cuya edad se ha podido determinar directamente a través de la prueba de radiocarbono usando solo un fragmento del cráneo. Otros análisis estiman la edad usando artefactos o materiales cercanos.

Los resultados mostraron que este data de finales del siglo XVIII o principios del XIX. Mientras que el diagnóstico de lepra derivó de la observación del patrón de deformación esquelética en la nariz y la mandíbula superior del cráneo. Como escribieron los autores:

“El análisis del síndrome rinomaxilar produce un diagnóstico de lepra en etapa temprana en un individuo que se correlaciona con el aparente intento de localizar un leprosario en la isla Petite Mustique en la primera década del siglo XIX”.

Esta es la primera vez que se fecha directamente un individuo con lepra a partir del análisis de un cráneo en el hemisferio occidental (islas del Caribe). Probablemente también sea el más antiguo registrado hasta ahora.

Referencia:

A probable case of leprosy from colonial period St. Vincent and the Grenadines, Southeastern Caribbean. https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S1879981721000826

Escribir un comentario