Aunque internet ha acortado las distancias, también cuenta con un factor de impersonalidad que podría distorsionar nuestra visión sobre quién está del otro lado. Este es uno de los factores que facilita los engaños y mentiras a través de la red. En ese sentido, podríamos asumir que la cantidad de mentiras que se dicen en redes sociales y desde los smartphones ha aumentado en los últimos años.

Para comprobarlo, se llevó a cabo una nueva versión de un estudio realizado en el año 2004 que buscaba medir lo referente a las mentiras desde el uso de la tecnología.

¿Las personas dicen más mentiras desde la masificación de redes sociales y smartphones?

Sabemos que internet y los smartphones ampliaron las posibilidades de comunicación. Sin embargo, la distancia y la falta de contacto personal se convierten en elementos a favor de los engaños y las mentiras. Para intentar llegar a una conclusión al respecto, el profesor Jeff Hancock de la Universidad de Stanford hizo un estudio en el año 2004. En este trabajo, Hancock analizó las comunicaciones de 28 estudiantes que reportaban sus comunicaciones a través de todas las vías, junto a la cantidad de veces que mintieron.

En el año 2004 las redes sociales no representaban lo que en nuestros días, al igual que el uso extendido de los smartphones. No obstante, los resultados indicaron que la población tomada mentía más a través de elementos tecnológicos, es decir, los móviles, las videollamadas y los chats en internet.

Después de 17 de años de este trabajo, el estudio ha sido retomado por David M Markowitz de la Universidad de Oregon. En esta nueva versión se monitorearon las comunicaciones de 250 personas en todas las vías posibles en estos momentos. Sorpresivamente, los resultados no variaron aunque las redes sociales y la tecnología son diferentes que hace 17 años. De acuerdo con el nuevo estudio, las personas mienten sobre todo a través de videollamadas, comunicaciones por el smartphone y redes sociales.

Aunque falta profundizar al respecto, estos resultados dan muestra de que las mentiras desde redes y sociales y smartphones se mantienen en una medida similar. Lo que podría haber cambiado desde entonces es la cantidad de personas que ocupan estos medios para comunicarse.

Escribir un comentario