Los efectos positivos de los alucinógenos para aliviar condiciones como la depresión se han estudiado con ahínco recientemente. Aun así, nos encontramos en un momento en el que todavía no se han desarrollado suficientes estudios para tener una idea clara de la utilidad de dichos compuestos en comparación con sus riesgos.

Ahora, un reciente ensayo clínico ya llegado para ofrecernos más evidencias a favor del uso de drogas psicodélicas para tratar afecciones como la depresión. Específicamente, el reciente estudio se ha enfocado en la psilocibina, uno de los componentes principales de los conocidos “hongos alucinógenos”.

El dilema de los alucinógenos

En la actualidad, ya existen medicamentos destinados a tratar los síntomas de las personas con trastornos depresivos. Sin embargo, en algunos casos se encuentran pacientes “resistentes” que no obtienen los beneficios esperados de dichos fármacos.

En estudios anteriores, se ha visto que la psilocibina podría actuar como un tratamiento alternativo capaz de ayudar a las personas con depresión. Sin embargo, debido a las altas regulaciones contra el uso de drogas psicodélicas, su utilización en la medicina está bastante restringida.

De hecho, esas mismas regulaciones son las que han ralentizado por años los estudios realizados con medicamentos alucinógenos y sus componentes. Afortunadamente, ya algunos estudios han mostrado cómo se pueden sintetizar compuestos similares –sin los riesgos de los fármacos originales– o cómo es posible usar las microdosis para obtener los efectos positivos de las drogas sin causar daños al cerebro o al resto del organismo.

Una gran prueba a favor de los medicamentos alucinógenos usados para aliviar la depresión

Vía stock.adobe.com

El más reciente avance en dicho ámbito ha sido el ensayo clínico cuyos resultados se han reportado tanto en Stat News como a través de un comunicado de prensa de Compass Pathways el 9 de noviembre de este año.

Hasta la fecha, este ha sido en ensayo clínico más grande (y con estándar de oro) realizado con respecto al medicamento alucinógeno psilocibina y su capacidad de aliviar la depresión. Ya en estudios anteriores se lo ha comparado con la efectividad del antidepresivo común escitalopram (o Lexapro).

Pero, debido a las características del nuevo ensayo, los recientes resultados podrían tener mucho más peso. En total, el ensayo contó con la participación de 233 individuos de 10 países europeos y norteamericanos.

Algunos detalles del ensayo

Se dividió a los participantes en tres grupos. El primero tomaría 25 miligramos del fármaco, el segundo 10 miligramos y el tercero 1 miligramo. Los grupos de 79, 75 y 79 personas respectivamente habían dejado de tomar los antidepresivos comunes antes de empezar el ensayo.

Según sus mediciones –usando la Escala de calificación de depresión de Montgomery-Asberg (MADRS)–, las personas del grupo de mayores dosis tuvieron calificaciones que cayeron hasta 6.6 puntos por debajo de las del grupo de dosis más bajas. Sin embargo, no hubo grandes diferencias entre los últimos y aquellos que usaron dosis de 10 miligramos.

Vía fr.fotolia.com

En otras palabras, a la tercera semana, 29,1% de los pacientes del grupo de mayor dosis habían entrado en remisión. Por su parte, solo el 7,6% del grupo placebo (en del 1 miligramo) había llegado a ese estado en el mismo periodo de tiempo. A largo plazo, la respuesta sostenida al alucinógeno para aliviar la depresión también fue mayor entre quienes recibieron las dosis de 25 miligramos.

Por ahora, estos resultados no han sido revisados por pares, ni tampoco se han publicado en revistas científicas. Debido a lo cual aún no se pueden utilizar como evidencia para tratamientos médicos probados. Pero, al menos se presenta un precedente para el desarrollo de más estudios en el área que podrían cambiar la forma en la que percibimos a las drogas psicodélicas.

Escribir un comentario