En los últimos años se ha extendido la creencia de que las velas aromáticas son tóxicas y pueden dañar la salud humana. Las velas hechas con cera de parafina constituyen uno de los ejemplos más populares pues las sustancias que liberan al encenderse están vinculadas con el cáncer.

Aunque ciertamente hay bases para creerlo, las conclusiones de los estudios sobre el tema no lo confirman del todo. A continuación profundizaremos en la evidencia científica para saber si en realidad son dañinas o si se trata de un mito más de Internet.

Las velas aromáticas liberan compuestos peligrosos para la salud, pero en bajas concentraciones

Partamos de un experimento que consistió en quemar una vela de parafina perfumada en habitaciones de diferentes tamaños:desde una similar a un baño con una superficie de 3,2 metros cuadrados y una altura de 2,74 metros, hasta una sala de estar de 20 metros cuadrados y 2,74 metros de altura. Luego usaron instrumentos para medir la concentración de los compuestos liberados en el aire y que permanecieron en los espacios evaluados.

En efecto, la velas aromáticas emitieron sustancias nocivas para la salud y vinculadas con el cáncer, como el benceno y el formaldehído. Sin embargo, los niveles más alcanzados en cuatro horas de combustión seguían siendo más bajos que los de los límites establecidos por la Organización Mundial de la Salud.

Vela aromática con tres mechas encendidas.

De hecho, los niveles más altos medidos durante el experimento todavía estaban en el rango típico de los productos químicos presentes en el aire de espacios interiores. Por lo tanto, la conclusión fue que “en condiciones normales de uso, las velas aromáticas no representan riesgos conocidos para la salud del consumidor”.

En cuanto a esto, hay algo que destacar. Este es tan solo uno de los muchos estudios que debería haber sobre el potencial nocivo de las velas aromáticas usadas en casa sobre la salud humana.

Los resultados de este estudio fueron revisados por pares y publicados en 2014, pero sus autores estaban afiliados a la industria. Y aunque investigadores independientes han llegado a conclusiones similares, la evidencia sigue quedándose corta.

La opinión de los expertos

Dicho esto, no está mal conocer la opinión de los expertos sobre el presunto daño a la salud que supone encender velas aromáticas dentro de casa. Pamela Dalton, investigadora de percepción de olores e irritación en el Monell Chemical Senses Center en Filadelfia, confirma que cuando las velas se queman, liberan químicos aunque en “concentraciones relativamente triviales”.

Por su parte, Nikaeta Sadekar, toxicóloga respiratoria del Instituto de Investigación de Materiales de Fragancias, dijo que la exposición a estos químicos “es tan baja que no representan un riesgo significativo para la salud humana”. A ello añadió que “incluso los mayores usuarios de velas perfumadas y otros productos aromáticos no se exponen a ningún riesgo apreciable”.

Velas aromáticas sobre una mesa.

Los niveles son bajos considerando que, al caminar por calles concurridas en cualquier ciudad del mundo, las personas inhalan niveles mucho más altos de compuestos peligrosos. Por ejemplo, los que emanan de los automóviles que usan combustibles fósiles.

Pero aún así algunas personas, incluidas las que padecen asma, pueden ser particularmente sensibles a los olores de estas velas. Algunas, como las alérgicas, pueden reaccionar de forma negativa a ciertas fragancias desarrollando secreción nasal y estornudos. Si este es el caso, lo mejor es interrumpir su uso.

¿Qué tipo de velas aromáticas sería menos nociva?

Ahora bien, hay otro aspecto que considerar y es el de la contaminación. Como muchos saben, la cera de parafina proviene de subproductos del petróleo, y su uso libera contaminantes al aire.

Si quieres hacer tu aporte al medio ambiente sin privar a tu olfato y tu hogar de este potencial aromático, puedes usar velas de estearina, cera de abejas e incluso de soja. Esta última, por ejemplo, produce menos hollín que las de parafina. Mientras que, en general, la Asociación Nacional de Velas recomienda encenderlas en lugares bien ventilados pero alejadas de corrientes de aire y conductos de ventilación.

Referencia:

Human health risk evaluation of selected VOC, SVOC and particulate emissions from scented candles. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/24582651/

Escribir un comentario