La impresión en tres dimensiones poco a poco se está convirtiendo en un fenómeno de masas y dejando de ser un privilegio de solo unos cuantos. Gracias a eso, cada vez son mayores las oportunidades de tener nuestra propia impresora 3D esperando en casa.

Ahora, ¿vale la pena invertir en una para tenerla en nuestro hogar? Sí, y te contamos por qué.

Motivos por los que vale la pena tener una impresora 3D en casa

En general, se ha visto a las impresoras 3D como herramientas útiles para campos como los de la ciencia, la tecnología e incluso la medicina y la gastronomía. Sin embargo, no solemos pensar mucho en lo que sería contar con una impresora 3D personal en nuestra casa.

Por esa razón, vale la pena que recorramos las diferentes formas en la que las versátiles impresoras 3D podrían sernos de utilidad en el hogar:

1.- Podrás hacer piezas para reparar lo que necesites

Nunca más seremos víctimas de la terrible obsolescencia programada de los objetos. Ya sea que se trate de un nuevo cierre para nuestra chaqueta, una bisagra para nuestra puerta o la parte perdida de un adorno de la casa, una impresora 3D nos será de ayuda.

Consiguiendo los modelos adecuados, podremos crear los diseños específicos que necesitemos para darle nueva vida a nuestras pertenencias. De esa forma, podremos hacerlos lucir como nuevos o… darles una nueva (y más creativa) vida.

2.- ¿Tus piezas del Monopoly están incompletas? Eso ya no será un problema

Siguiendo ese espíritu, otra de las ventajas que no podemos olvidar sobre tener una impresora 3D en casa es la posibilidad de tener a nuestra disposición cualquier diseño que necesitemos. Por eso, si hemos perdido una pieza de nuestro Monopoly, no sabemos dónde se metió nuestro arfil o nos faltan fichas de damas… con la impresión 3D estaremos más que cubiertos.

De hecho, esas facilidades no se aplican solo a cosas como los juegos de mesa. Después de todo, si puedes modelar un elemento, podrás imprimirlo (siempre y cuando no supere la capacidad de dimensiones de la impresora). Así, por ejemplo, nunca te quedarás sin implementos de cocina, ya sea que necesites copas de medición, exprimidores de frutas, clips para las bolsas de comida, etc…

3.- Definitivamente podrás destacarte con los regalos más creativos

Otra de las ventajas de tener una impresora 3D en casa es la posibilidad de dejar volar tu creatividad. Por ejemplo, podrías crear modelos miniatura en tres dimensiones de tu familia y seres queridos. De esa forma, podrían tener una figura propia de clara edición limitada dentro de su colección.

Para eso se requeriría del uso de otra tecnología en auge como lo es el escaneo 3D. Gracias a él se pueden crear modelos tridimensionales digitales fieles a las dimensiones del objeto real.

Ahora, si no quieres ir tan lejos, también puedes optar por otras opciones como crear la funda de teléfono de ensueño de tus amigos. Algo que no solo sería un gran regalo, sino que también es una de las mejores ideas para iniciar un negocio con tu impresora 3D.

4.- Tendrás cada cosa en su lugar

Como si fuera poco, con una impresora 3D, tu casa no será nunca más un refugio para el desorden. Básicamente, con los modelos correctos, podrás crear todo tipo de diseños para guardar, organizar y almacenar esos elementos que suelen andar sueltos dando vueltas por la casa.

Así, podrías hacer desde empaques para pilas o audífonos, hasta agarradores para instrumentos musicales o ropa. Incluso, podrías diseñar cajas y sujetadores más eficientes para guardar y organizar cables, o simplemente para mantener cerrado tu cereal.

Si te animas a conseguir una impresora 3D para tu casa…

Con todo lo anterior, es normal que quieras animarte y conseguir una impresora 3D para tu casa. Pero decidir no siempre es fácil. Sobre todo porque el mercado actual está lleno de alternativas que tienden a ir más hacia el lado industrial. Por ese motivo, acá te recomendamos algunos modelos diseñados para el uso particular que podrían ser perfectos para ti.

Si quieres resultados rápidos con impresiones de entre 20mm y 100mm por segundo, la impresora 3D AnyCubic Mega Zero es tu mejor alternativa. Tiene una capacidad de impresión de 220×220 de largo y ancho, y de hasta 250 de alto. Actualmente se encuentra en descuento y puedes adquirirla en la página de AnyCubic por poco más de 100 dólares.

Por otra parte, si buscas un poco más de precisión, la opción Photon Mono también puede serte útil. Su oferta actual permite adquirir la impresora 3D de 4,5 kg por menos de 190 dólares. En cuanto a sus capacidades de impresión, ofrece una superficie de 130mm de largo, 80mm de ancho y 165mm de alto.

Finalmente, si estás interesado en invertir un poco más, también puedes buscar modelos de alta gama como AnyCubic Photon Mono X. En este post anterior de TekCrispy, te contamos todo lo que necesitas saber sobre ella.

Ahora, en caso de que quieras adquirir alguna, podrás hacerlo a través de este link.

Escribir un comentario