Recientes expediciones arqueológicas ha revelado la ubicación de la que parece ser la tumba de uno de los altos funcionarios del faraón Ramsés II. Por los momentos, no se han encontrado específicamente los restos de dicho individuo. Sin embargo, la composición y decoraciones encontradas en la estructura sugieren que es el lugar de descanso de una personalidad notoria de la época.

El lugar del descubrimiento

Específicamente, la antigua tumba fue ubicada en Saqqara, situada a unos 30 km al sur de El Cairo, Egipto. La zona es conocida por la localización de la necrópolis principal de la ciudad de Menfis.

Tumba del funcionario del faraón.
Crédito: Ministerio de Turismo y Antigüedades.

Según el Ministerio de Turismo y Antigüedades de Egipto, la estructura pudo haber sido construida hace 3.200 años aproximadamente. Eso ubica a la tumba dentro de lo que fue el reinado del faraón Ramsés (de 1279-1213 a. C.). Dicho tiempo se caracterizó por la expansión. Incluso, bajo su gobierno, el Imperio de Egipto llegó a extender sus dominios hasta Siria.

¿Cómo saben a cuál de los funcionarios del faraón perteneció la tumba?

Según parece, entre su territorio en la ribera occidental del río Nilo, se ubicó la antigua tumba de uno de los altos funcionarios del faraón Ramsés II. Específicamente, las inscripciones en la tumba parecen señalar a Ptah-M-Wia.

Además de conocer su nombre, se cree que la persona en la tumba pudo haber sido uno de los funcionarios encargados de la tesorería y supervisión del ganado. De hecho, se sospecha que Ptah-M-Wia pudo haber sido del jefe de mayor rango de ambos ámbitos.

Esas sospechas vienen de los grabados que se ubicaron en las paredes de la tumba. Por un lado, fue posible ver diferentes pinturas murales con personas transportando ganado y otros animales. Todo con un mismo fin: presentarlos como sacrificios.

Crédito: Ministerio de Turismo y Antigüedades.

Por otra parte, otros grabados de la tumba también muestran una imagen masculina sentada entre varios frascos, además de un objeto similar a un cuerno. Aunque no se lo tiene claro, se sospecha que el hombre del grabado puede ser Ptah-M-Wia y que los objetos a su alrededor son una representación de su trabajo como tesorero.

Además de lo anterior, también se estipuló que, para el momento en el que Ptah-M-Wia dirigió la tesorería, la moneda aún no se había acuñado en el imperio. Como consecuencia, cumplía su misión gestionando bienes, raciones y/o metales preciosos.

Una labor divina

Como si todo lo anterior no fuera suficiente, la tumba de uno de los funcionarios del faraón también nos muestra que otro de sus deberes era realizar “ofrendas divinas”. De lo que se ha podido entender de los grabados, Ptah-M-Wia debía visitar un templo para hacer dichas ofrentas.

No obstante, al menos por ahora, no hay manera de saber exactamente en qué templo debía ejercer su deber el funcionario. Después de todo, bajo el reinado de francés se erigieron varios templos en Tebas, por lo que no es posible saber cuál de ellos era el elegido, reportó Live Science.

Escribir un comentario