En un peligroso encuentro cercano, los trabajadores del control de serpientes de Australia se encontraron cara cara con dos de las más venenosas de la zona. Según parece, el par de serpientes se encontraba en medio de un ritual de apareamiento cuando fueron vistos.

Luego de eso, rápidamente se llamó a los expertos para que fueran a retirar a los animales. Después de todo, se encontraban además invadiendo una zona habitada de los suburbios.

El lugar del peligroso encuentro

Específicamente, la situación se dio en una casa en Nambour, Queensland, en Australia. Por lo que se sabe, el dueño de la casa habría visto a las serpientes en tu patio y habría llamado de inmediato por ayuda.

Después de todo, las dos serpientes marrones del este, conocidas como, Pseudonaja textiles, forman parte de la segunda especie más venenosa del mundo. Por lo que, de no ser manejadas con cuidado, un encuentro cercano con ellas rápidamente puede tener consecuencias fatales.

Coitus interruptus

Una vez Stuart McKenzie, quien propietario de Sunshine Coast Snake Catchers llegó a la escena, rápidamente se le dijo dónde estaba el par de réptiles. Con solo una herramienta de largo alcance en la mano y sus ropas gruesas de trabajo, el captor de serpientes se dirigió a la tubería en la que se encontraría la pareja.

Sin demorar mucho, McKenzie tomó las colas de ambos animales y las sacó de inmediato de la tubería, dejándolas colgando –una en cada mano–. Sobra decir que las serpientes venenosas de Australia no estaban felices con la situación.

Tal como se ve en el video compartido en las redes sociales de la empresa, el macho hizo gran cantidad de intentos de morder a su captor. De hecho, luego de guardar a la hembra en una bolsa, McKenzie tuvo que tener mucha precaución para colocar al macho de la especie en otra.

Incluso con su vasta experiencia, en el video se puede ver cómo la situación tenía tensos a McKenzie y a su compañera Olivia (y con mucha razón). Después de todo, esa especie de serpientes venenosas mata a más personas en Australia que cualquier otra de sus primas nativas.

No era una situación para tomar en broma

Como ya dijimos, las serpientes marrones del este son la segunda especie más venenosa del mundo. Asimismo, lo que las hace tan letales en Australia es su temperamento agresivo y rápido para atacar.

En general, se las conoce como una especie asustadiza, pero si se siente en peligro no dudará en atacar. Algo que en cuestión de milisegundos puede transformarse en una tragedia, ya que tan solo 4 miligramos de la neurotóxica de la serpiente son suficientes para matar a una persona adulta.

Afortunadamente, en esta ocasión todo se manejó de la forma correcta y las serpientes fueron capturadas y reubicadas sin problema. Por lo que, desde el dueño rápidamente reportando el avistamiento, hasta los cazadores de serpientes manejando la escena con cuidado, contribuyeron para que la historia tuviera un final feliz para todos (menos para las serpientes, claro).

Escribir un comentario