Desde la masificación de internet, el contenido viral ha sido una constante que ha marcado épocas. Videos como el Baby Dancing dieron la vuelta al mundo y en estos momentos, las redes sociales tienen un poder de difusión en donde lo viral se propaga en segundos. Sin embargo, no solo son videos graciosos o informativos los que se hacen viral en internet. Las viralidades en redes también han tenido una cara de terror que llevaba tiempo gestándose y comenzó a ser noticia hace unos 5 años con la Ballena Azul.

Esto es un tema interesante porque no solo involucra material multimedia, sino que se hizo interactivo y los participantes pueden acaban autolesionándose. La evolución de esta dinámica en la red dentro de los jóvenes ha sido alarmante y vale la pena tenerla en cuenta.

Los retos peligrosos entre adolescentes llegan a la web

No es secreto ni novedad que la adolescencia es una etapa complicada, marcada sobre todo por un fuerte factor de rebeldía. Cuando atravesamos la adolescencia estamos abandonando nuestras dinámicas de la infancia, para entrar en el mundo adulto. Pero tampoco somos adultos, de modo que es un proceso que además enfrentamos solos. Es decir, no solemos integrarnos con los niños y tampoco con los adultos, por lo que comienza esa búsqueda de identidad y aceptación por los grupos contemporáneos.

Sin embargo, esta entrada al mundo adulto al que aún no pertenecemos por completo la hacemos de forma retadora. Es el factor de rebeldía que se manifiesta al desafiar constantemente los límites de ese mundo adulto al que aún no se acostumbran. De esta manera, comienzan a aparecer estos retos, desafíos y “rituales” en general orientados a obtener esa aceptación de sus pares.

Pero nada de esto es una novedad, las escuelas secundarias y lugares donde se mueven los adolescentes en general están llenos de estas actividades. La verdadera novedad se encuentra en como el espacio ocupado por los desafíos peligrosos de los adolescentes, se ha expandido también hacia la web. Esto es lo que ha dado paso a toda clase de viralidades de terror en redes que han sido noticia en los últimos años.

Las viralidades de terror que han sacudido internet y las redes sociales

Lamer tapas de retrete

Lamer tapas de retrete es una de esas viralidades de redes que puede entrar en muchas categorías y terror también le queda muy bien. Las redes sociales pueden ser un sitio muy extraño y en TikTok, Ava Louise publicó un video suyo lamiendo el retrete de un baño de avión con el título “Coronavirus Challenge”.

Este reto fue seguido posteriormente por el influencer californiano Larz 21 que titulaba su video en Twitter con la irónica frase “RT To spread awarness for the coronavirus”. Días después, publicó un video desde una cama de hospital por haber contraído coronavirus.

La buena noticia es que este tipo de material llevó a las plataformas a ajustar sus medidas para evitar que puedan ser publicados y difundidos.

Blackout Challenge y Choking Game

Los “juegos” relacionados con asfixia tampoco son una novedad. Incluso, El Centro de Control y Prevención de Enfermedades maneja cifras de 82 muertes por esta actividad entre 1995 y 2007 en los Estados Unidos. Sin embargo, sabemos del poder de difusión de las redes sociales y como estos desafíos han migrado a sus plataformas.

El Blackout Challenge se hizo viral en TikTok precisamente este año y consiste en apretar el cuello con cualquier objeto o las manos, para bloquear la respiración. El resultado es que la falta de oxígeno en el cerebro provoca la pérdida del conocimiento. El Choking Game o Juego de La Asfixia es similar y se convirtió en una de esas viralidades de terror en redes a través de YouTube. La diferencia es que en este se detiene la presión sobre el cuello en los primeros momentos de la falta de oxígeno provocando una sensación placentera.

Es de resaltar que el Blackout Challange ha dejado víctimas y en países como Méxicos hay noticias de niños de entre 9 y 11 años que han perdido la vida por la asfixia.

Momo Challenge

De las viralidades de terror más conocidas en las redes sociales e internet está el Momo Challenge. Su historia comienza con el hecho de que la imagen de Momo (como ha sido llamada esta figura) es una escultura creada por el artista japonés Keisuke Aiso. La obra se hizo para una empresa de efectos especiales y fue expuesta en la Galería Vanilla de Tokio. En agosto de 2016 se publicaron las primeras fotos de Momo en Instagram.

No obstante, no sería hasta julio de 2018 cuando comenzara a difundirse de forma viral al ser subida en el thread de Reddit /r/creepy obteniendo miles de likes. En este mismo mes comenzó la llamada “creepypasta” o leyenda de terror esparcida a través de internet. Un par de YouTubers hicieron videos hablando sobre números de WhatsApp asociados a Momo que enviaba retos y material terrorífico.

De las primeras investigaciones que involucraron al Momo Challenge es el suicidio de una niña de 12 años en Buenos Aires. La policía encontró conversaciones en WhatsApp que los llevó a presumir que la intención era subir el video del acto a sus redes sociales, como parte del Momo Challenge.

Keisuke Aiso, creador de la escultura.

Además, de acuerdo a los diversos relatos al respecto al escribir al número de WhatsApp de Momo puede insultarte o enviar material escalofriante. Sin embargo, también llamó la atención que durante las conversaciones, quien estaba del otro lado buscaba obtener información de quienes les escribían. Esto llevó a la Unidad de Delitos Informáticos de Tabasco en México a investigar, indicando que el número en cuestión recababa información e incitaba a la violencia, extorsión y acoso.

Es de destacar además que el mismo creador de Momo ha dicho que se siente un poco culpable sobre el efecto terrorífico que ha tenido en los niños. Por ello, ha revelado que la escultura ha sido desechada, por lo que los pequeños pueden estar tranquilos porque Momo está realmente muerta.

La ballena azul

Después de Momo, La Ballena Azul debe ser una de las viralidades de terror más populares de las redes. Su origen es confuso, con una mezcla de experiencias suicidas entre grupos de adolescentes rusos. Lo que si es un hecho es que reto se trataba de cumplir 50 tareas, 1 diaria, que iban escalando en dificultad, la última era el suicidio.

Su origen confuso comienza con una chica rusa llamada Rina Palenkova, quien publicó una selfie con una bufanda tapando su boca y nariz y mostrando el dedo del medio. Es destacable que el dedo mostraba restos de sangre seca y el título decía “Adios”. Al día siguiente, Palenkova se suicidó y en VKontakte, la red social más usada de Rusia comenzó a ser elogiada por muchos grupos.

El tema se vuelve más espeluznante cuando en el mismo año se suman los casos de Angelina Davydova y Diana Kuznetsova, ambas adolescentes. El punto en común que se encontró en las investigaciones es que estas dos chicas pertenecían a grupos con temáticas similares. En ellos se hacía apología al suicidio, se compartían imágenes de Rina Palenkova y muchísimas otras de ballenas azules.

El por qué de las ballenas azules como símbolo es discutido. Una versión indica que hace referencia al comportamiento de muchas de ellas en encallar y morir en las playas, en un acto similar al suicidio. El punto con estos grupos es que existía la figura de los “curadores” quienes asignaban las 50 tareas, siendo la última el suicidio. Una investigación de Galina Mursalieva habla de 130 suicidios entre noviembre de 2015 y abril de 2016.

Pero estos casos trascendieron Rusia y también llegaron a los Estados Unidos, India, Portugal, Brasil, Chile y Argentina. Aunque en Rusia se juzgó a una persona que dijo ser el creador del juego, en el resto de los países es más complicado porque se trata de grupos de jóvenes replicando la actividad.

El terror viral en las redes en estos momentos

Hemos visto 4 casos que hemos considerado las viralidades de terror más populares en redes, aunque no son las únicas. Sin embargo, se puede notar un cambio interesante entre lo que se presentaba entre 2017 y 2018 y lo que vemos ahora. Es decir, pasamos de los escalofriantes relatos de Momo y La Ballena Azul, a personas lamiendo un retrete. Si bien puede ser vistos como contenido de autolesión, este cambio se ha debido a que las plataformas ajustaron el contenido que toleran.

De esta manera, los grupos que hacen apología al suicidio en Facebook, usuarios con comportamientos similares en Twitter o videos de este tipo en TikTok, pueden ser abordados por su algoritmo de forma automática. Lo mismo ha ocurrido con el material que desinforma o pone en riesgo a las personas a contraer Coronavirus. Las distintas redes sociales se han mostrado cada vez menos tolerantes con estos casos.

En ese sentido, podríamos hablar de avance destacable en el hecho de sanear las redes sociales de contenido que invite a la violencia y la autolesión. Si bien no podemos cantar victoria porque aún hay muchos casos que no conocemos en grupos de WhatsApp y otras plataformas de mensajería, estos están cada más en la lupa de autoridades y medios.

Escribir un comentario