Hace poco más de 200 años, en Francia, se determinó nuestra temperatura corporal interna promedio. En el caso de los grados Fahrenheit, sería de 98,6° y, en el de los Celsius, estaría rondando los 37°. Ahora, nuevas investigaciones parecen señalar que dichos promedios están desactualizados.

De hecho, por lo menos según los estudios realizados en Estados Unidos, la temperatura promedio de las personas parece haber disminuido. Eso según lo presentado por los investigadores Andrew K. Yegian, Steven B. Heymsfield y Daniel E. Lieberman en la revista científica Current Biology.

Nuestra temperatura corporal promedio parece estar bajando

El momento del gran descubrimiento se dio luego de que los investigadores se dedicaran a revisar los registros de temperatura de los veteranos de la Guerra Civil y los de las encuestas nacionales de salud. Al comparar ambos, se notó que las temperaturas corporales de los hombres habían disminuido más de medio grado.

Específicamente, sus registros revelaron una disminución de 0,59°C en la temperatura corporal promedio de los hombres. Por su parte, el bajón también se observó en el caso de las mujeres, pero de forma menos pronunciada (con 0,32°C menos).

¿Tiene que ver con el avance de la medicina?

Inicialmente, se pensó que dicho cambio podría deberse a los avances de la sociedad en cuando a higiene y tratamientos médicos. Después de todo, cuando esos dos están activos, la posibilidad de que las personas sufran de infecciones o enfermedades que les suban la temperatura disminuye.

Ahora, esa idea fue descartada en el 2020 cuando se notó que los cambios de temperatura ocurrían incluso en poblaciones indígenas de otros territorios, como Bolivia. Unas que, según se había comprobado, mantenían las mismas tasas de infección y atención médica que durante las décadas pasadas.

Debido a eso, se notó que el factor determinante no podría haber sido la atención médica o las costumbres de higiene. Como consecuencia, la ciencia siguió rumiando la explicación que nos aclararía por qué los la temperatura promedio de las personas parece haber comenzado a disminuir.

¿Qué está pasando entonces?

Esas cavilaciones llevaron a los científicos a ver el siguiente gran factor influyente: la actividad física. Con el paso de los siglos, la cantidad de actividad física promedio que realizamos ha disminuido y, según parece, con ella también ha bajado nuestra temperatura corporal.

Los investigadores ven dicha relación como algo altamente probable ya que el hacer ejercicio con regularidad suele activar nuestro metabolismo. Algo que a la vez, puede subir nuestra temperatura corporal debido al procesamiento y liberación de energía.

Claramente, esa es una correlación que aún debemos estudiar en nuestra historia. Pero, de ser comprobada, no solo podría explicar por qué nuestra temperatura corporal promedio ha comenzado a disminuir. De hecho, también podría servir a la inversa para poder calcular los niveles de actividad física que tuvieron nuestros antepasados, cuando los mecanismos de medición de la misma no se habían instaurado aún.

Referencia:

Historical body temperature records as a population-level ‘thermometer’ of physical activity in the United States: https://doi.org/10.1016/j.cub.2021.09.014

Escribir un comentario