La situación de pandemia que nos aqueja ya está cerca de cumplir dos años entre nosotros. Hasta la fecha, hemos logrado diseñar algunas vacunas y medicamentos que podrían ayudarnos a enfrentarla, pero no a erradicarla. Por ese motivo, es normal que nos preguntemos si será seguro ir a pedir dulces durante este Halloween.

Para abordar ese tema, la universidad de Michigan ha publicado un artículo escrito por Rachel Zeichman. Gracias a él, podemos entender un poco mejor la situación en la que se encuentra el área y que tan viable será para los niños ir a decir “dulce o truco” este año.

El cuarto pico de contagios entre los niños está aquí

Estamos viendo un aumento en los casos a nivel local. (…) Cualquiera puede mirar los datos de COVID de Michigan y ver que estamos en nuestro cuarto pico desde que comenzó la pandemia” dijo Kristen Padilla a Zeichman.

La pediatra del Hospital Infantil C.S. Mott de la Universidad de Michigan mencionó que, ahora que los niños han vuelto a las escuelas, los contagios entre los más pequeños se han potenciado de nuevo.

Si a eso agregamos que apenas se está planteando la posibilidad de vacunar a los niños entre 5 y 11 años, notamos que la mayoría de los infantes ni siquiera están vacunados contra la enfermedad. Por ese motivo, aunque naturalmente son más resistentes ante ella, debemos tomar ciertas precauciones para garantizar que sea seguro ir a pedir dulces durante este Halloween.

¿Es seguro ir a pedir dulces durante este Halloween?

A pesar de la situación antes mencionada, bajo ciertas condiciones, ir a pedir dulces debería ser seguro este Halloween. En el 2020, cuando sabíamos poco sobre el virus, se dieron ciertas medidas de precaución para realizar actividades alternativas durante Noche de Brujas.

Ahora, en el 2021, pequeños actos como pedir dulces de puerta en puerta deberían poder realizarse sin problema. Eso debido a que ahora sabemos que el SARS-CoV-2 no sobrevive por mucho tiempo en superficies como las envolturas de plástico. Asimismo, también sabemos que se necesitan al menos 15 minutos de exposición en espacios cerrados para que el riesgo de contagio se vuelva realmente alto.

De allí que unos segundos en la puerta de los vecinos no sea realmente un gran riesgo. Asimismo, las fiestas de Halloween –mientras sean al aire libre y con otras medidas de bioseguridad– tampoco deberían ser un problema.

Algunas consideraciones que deberás tener

Ahora, si de verdad queremos hacer que ir a pedir dulces este Halloween sea seguro, existen otros detalles que tenemos que tener en cuenta. Por ejemplo, si aún los adultos no han recibido la vacuna contra el COVID-19, lo más seguro será que cualquier reunión social se realice al aire libre, especialmente si hay grupos con muchos niños sin vacunar también.

Por otra parte, si cualquier miembro de la familia tiene una condición médica subyacente, será necesario tomar medidas preventivas extra. De esa forma, se asegurarán de no exponerse de más a un posible contagio.

Finalmente, incluso si ya todos están vacunados, será vital no dejar de lado las otras precauciones. En otras palabras, los encuentros al aire libre, el distanciamiento, el uso de tapabocas y el lavado de manos serán vitales para hacer que pedir dulces durante Halloween sea verdaderamente seguro.

Escribir un comentario