La coloración del pelaje de los pandas gigantes (Ailuropoda melanoleuca) se ha vuelto un elemento icónico de la especie en peligro de extinción. Sin importar dónde estemos, todos sabemos que dichos animales tienen están cubiertos de blanco y negro. Ahora, lo que no sabíamos muy bien hasta el momento era qué utilidad tenía dicha paleta cromática para los animales.

Después de todo, el blanco y el negro no son los mejores colores para camuflarse en el verde bosque. O… al menos eso creíamos.

Una reciente investigación publicada en Scientific Reports ha llegado para demostrarnos la verdadera utilidad que tiene el color el pelaje de los pandas. Específicamente, los investigadores Ossi Nokelainen, Nicholas E. Scott-Samuel, Yonggang Nie, Fuwen Wei y Tim Caro fueron quienes trabajaron en conjunto para hacer posible tal hazaña.

La coloración del pelaje de los pandas los ayuda a mezclarse con el ambiente




Crédito: FuWen Wei.

Claramente, su método no es exactamente el mismo de los camaleones que cambian de color para mimetizarse con el ambiente. Asimismo, tampoco es igual al de los osos cuya completa capa de pelo se asemeja lo más posible a los marrones, negros o blancos del ambiente en el que se encuentren.

El panda, con sus manchas blancas y negras parecería ser fácilmente ubicable en cualquier espacio. Pero, el detalle está en que, aunque su método de camuflaje no es común, sigue siendo altamente efectivo.

Crédito: FuWen Wei.

Específicamente, la metodología utilizada por los pandas se conoce como “coloración disruptiva”. Básicamente, la meta de la coloración del pelaje de los pandas no es “mezclarse con el ambiente” a base del color, sino “romper sus propios contornos” para que la figura del animal no sea fácilmente identificable a simple vista.

Un pelaje perfecto para su ambiente

Es cierto que los tonos blanco y negro de los pandas tal vez no sirvan para todos los ambientes, pero son particularmente efectivos en los bosques de montaña (sus hábitats naturales). Esas conclusiones se obtuvieron gracias a los mecanismos de procesamiento de imagen que se usaron para la investigación.

Pero incluso a simple vista podemos encontrar algunos ejemplos de esa realidad. Para eso contamos con algunas de las fotografías que fueron utilizadas y compartidas por el estudio:

Coloración del pelaje de los pandas.
Crédito: FuWen Wei.

Gracias a las manchas multiformes en el pelaje de los pandas, la forma de su cuerpo se “disimula”. En consecuencia, podemos ver en la dirección en donde se encuentra el animal y confundir su pata con el tronco de un árbol o su espalda con una gran piedra del camino.

Parece que los pandas gigantes nos parecen conspicuos debido a las distancias de visión cortas y los fondos extraños. (…) Cuando los vemos, ya sea en fotografías o en el zoológico, casi siempre es de cerca y, a menudo, con un telón de fondo que no refleja su hábitat natural”, dijo Scott-Samuel, psicólogo de la Universidad de Bristol en el Reino Unido.

Es justamente por ese último motivo que podíamos haber pensado que la coloración del pelaje de los pandas gigantes no era beneficiosa para ellos. Ahora sabemos la verdad y vemos como, nuevamente, la naturaleza nos prueba que sabe lo que hace.

Referencia:

The giant panda is cryptic: https://doi.org/10.1038/s41598-021-00742-4

Escribir un comentario