Cuando los afeitamos, intentamos conseguir el acabado más prolijo y suave posible. De esa forma, nuestra piel podrá verse y sentirse mucho más suave. Sin embargo, lastimosamente, no siempre conseguimos nuestra meta. Por eso, es de gran ayuda saber qué hacer para evitar que aparezcan molestias como los vellos encarnados.

Primero… ¿qué son exactamente los vellos encarnados?

Para empezar con el tema, podemos remitirnos a la explicación dada a The Dollar Shave Club por el doctor Anthony Rossi. De acuerdo al dermatólogo y profesor asistente en el Weill Medical College de Cornell, los vellos encarnados son, tal como su nombre lo dice, un vello que se ha doblado y cuyo crecimiento lo ha llevado a incrustarse en la piel.

Debido a eso, externamente se puede crear un bulto y un enrojecimiento que nos evita esa apariencia lozana que buscamos después del afeitado. En general, no tienen una mayor causa que el dobles del vello. Por ende, pueden darse en cualquier parte que nos afeitemos, desde el rostro y el cuello hasta las piernas, las axilas y la entrepierna.

¿Por qué aparecen?

Como mencionamos, en la mayoría de los casos los vellos encarnados simplemente aparecen ya que el vello se dobló durante su crecimiento e ingresó de nuevo a la piel. Sin embargo, también se dan otros casos en los que la piel muerta acumulada puede bloquear la salida del folículo piloso. En consecuencia, el vello no tiene otra alternativa más que crecer enroscándose debajo del tapón de piel.

¿Cómo podemos evitar los vellos encarnados?

Existen dos vías que podemos utilizar para evitar los vellos encarnados. En primer lugar, debemos asegurarnos de siempre afeitarnos “con la fibra” del vello. En otras palabras, lo mejor es que evitemos los afeitados a contrapelo.

Vía Getty Images.

Sí, en esos casos el vello suele quedar más corto y menos visible, pero ese es justamente el problema. En general, cuando nos afeitamos a contrapelo la fibra queda tan corta y puntiaguda que es mucho más probable que termine encarnada después.

Por otro lado, si queremos evitar que las partículas de piel nos generen vellos encarnados lo mejor que podemos hacer es exfoliar la piel. De esa forma, eliminaremos cualquier partícula que pudiera estar bloqueando nuestros folículos pilosos antes del afeitado.

Y si ya los tengo… ¿qué hago?

En caso de que el mal ya esté hecho y ya tengas los vellos encarnados, acá podrás evitar que pasen en tu piel mucho tiempo. Usualmente, ellos se van naturalmente a los pocos días. Pero, si quieres eliminarlos más rápido, tendrás que dedicar un poco más de tiempo a tu afeitado.

Después de todo, tendrás que tomar un par de pinzas y sacar de la piel todos los vellos que veas incrustados. Ahora, eso deberás hacerlo con una pinza que hayas dejado en agua hirviendo por al menos 15 minutos para desinfectarla. Asimismo, deberás tener cuidado de sacar el vello, pero no arrancarlo, el problema se repetirá muy pronto.

Por otro lado, si no puedes ver el vello, pero sí está la protuberancia y el enrojecimiento, el aloe vera debería ayudarte un poco con la hinchazón e irritación. Igualmente, las compresas frías también pueden ser útiles para este fin.

Escribir un comentario