Es bien sabido que la polución puede tener efectos dañinos para nuestro organismo. Previamente, hemos visto cómo ella puede aumentar la gravedad de las enfermedades mentales, incrementar nuestra resistencia a los antibióticos y hasta cambiar la estructura cerebral de los niños. Ahora, un nuevo estudio sugiere la posibilidad de que la polución también esté afectando la fertilidad del esperma de los mamíferos.

Para comprobar eso, los investigadores Lianglin Qiu, Minjie Chen, Xiaoke Wang, Sufang Chen y Zhekang Ying llevaron a cabo un experimento con un modelo de ratones. Son justamente los resultados de dicho estudio los que recientemente se han publicado en la revista científica Environmental Health Perspectives.

La contaminación del aire puede disminuir la fertilidad del esperma

Además de lo anterior, también se ha descubierto que la polución es capaz de afectar la salud de los huesos y de nuestro corazón. Por ese motivo, y frente a la crisis de infertilidad que empieza a darse en el mundo, es cada vez más común que nos preguntemos si la contaminación del aire también puede afectar la fertilidad del esperma.

Con el modelo de ratones se comprobó que respirar partículas finas menores o iguales a 2.5 micrómetros se correlaciona con un menor conteo de espermatozoides. En consecuencia, exposición a la contaminación del aire afecta negativamente la fertilidad del esperma de estos mamíferos.

Un asunto cerebral

Ahora, para explicarlo es necesario mirar más allá del aparato reproductivo. De hecho, el origen de la disminución de los espermatozoides fue seguido hasta el cerebro, en una zona particular conocida como hipotálamo.

Según parece, en dicha área del prosencéfalo que se conecta con la glándula pituitaria y las glándulas gonadales (vitales para la producción hormonal y regulación del sistema reproductivo) existe un marcador capaz de hacer la diferencia en todo el proceso.

Específicamente se lo conoce como Inhibitor Kappa B Kinase 2 (IKK2). Cuando no está presente, el efecto de la contaminación en el aire sobre la fertilidad en el esperma de los ratones es mucho menor. Por lo que, se comprobó no solo cómo el cerebro afecta nuestros procesos reproductivos, sino que ha revelado una vía de acción que podría ayudarnos a entender cómo hacer frente a los efectos de la polución.

Nuestros hallazgos mostraron que el daño debido a la contaminación del aire, al menos al recuento de espermatozoides, podría remediarse eliminando un solo marcador de inflamación en el cerebro de los ratones, lo que sugiere que podríamos desarrollar terapias que podrían prevenir o revertir el daño de la contaminación del aire en la fertilidad”, explicó Ying, quién estudia los efectos de la contaminación del aire en la salud en la Universidad de Maryland.

¿Puede afectar a los humanos?

Por ahora, no hay investigaciones concluyentes que indiquen que la contaminación puede afectar la fertilidad del esperma de los humanos. No obstante, la crisis de fertilidad que se está dando alrededor del mundo podría ser un claro indicador.

Referencia:

PM2.5 Exposure of Mice during Spermatogenesis: A Role of Inhibitor κB Kinase 2 in Pro-Opiomelanocortin Neurons: https://doi.org/10.1289/EHP8868

Escribir un comentario