Un nuevo trozo de la historia de las antiguas civilizaciones se América se ha revelado gracias al estudio de reliquias conservadas en una bóveda bajo tierra. Según lo que se ha podido observar, los Lambayeque, ancestros de los Incas, podrían haber usado sangre humana para pintar las máscaras de sus rituales.

También conocidos como Sicán, estos antiguos pobladores indígenas hicieron vida a lo largo de la costa de Perú entre los siglos VIII y XIV. Por ahora, es poco lo que sabemos sobre ellos en detalle, pero cada hallazgo que se realiza nos ayuda a entender mejor tanto su cultura como las costumbres del momento y los motivos detrás de ellas.

Una antigua máscara dorada ocultaba un sangriento secreto

Hace al menos tres décadas, se encontró por primera vez una antigua tumba donde un hombre mayor fue enterrado con infinidad de artefactos y ornatos de metales preciosos. El cuerpo de la persona estaba boca abajo y su cabeza, que había sido separada, estaba a un lado de él, portando una máscara típica del momento.

Al analizarla más a fondo, se identificaron proteínas en la pintura que la cubría que sugieren que los ancestros de los Incas podrían haber usado sangre como un tipo de fijador para sus pigmentos. Dichos descubrimientos justamente se compartieron días atrás por medio del Journal of Proteome Research.

Tanto la máscara como el esqueleto estaban teñidos de rojo con mineral de sulfuro de mercurio pigmentado rojo (cinabrio). Al analizar los compuestos, se observó que había proteínas muy específicas en la pintura que podrían tener dos orígenes muy distintos. Por un lado, la pintura en la máscara podría venir de los huevos del pato real o, por el otro, podría ser la propia sangre de los sacrificios realizados por los ancestros de los Incas.

¿Patos o humanos? ¿De dónde sacaban los ancestros de los Incas los materiales para pintar sus máscaras?

Gracias a los esfuerzos dirigidos por la química de la Universidad de Oxford, Elisabete Pires, se pudo analizar a más profundidad qué componentes se unían al cinabrio. Inicialmente, encontraron proteínas muy similares a las que se ubican en la clara de los huevos de la conocida especie del pato real.

Sin embargo, no todas las proteínas concordaron con ese origen. De hecho, se encontraron otras sobrantes que resonaban mucho más con los componentes comunes encontrados en el torrente sanguíneo humano. Específicamente, utilizando espectrometría de masas y proteómica los investigadores detectaron proteínas como la albúmina y el anticuerpo inmunoglobulina G.

Ahora, ambos elementos también podrían haber provenido de la clara en casos especiales. Por eso, no es seguro que los ancestros de los Incas realmente usaran la sangre humana como un fijador para la pintura en sus máscaras y otros ornatos.

Pero, eso no significa que las sospechas se hayan disipado por completo. De hecho, la posibilidad aún existe y, junto a ella, otro grupo de evidencias que podrían indicar el uso de sangre humana por parte de los Sicán. Por ejemplo, se ha observado en los registros de sus sacrificios que buscaban cortar en áreas específicas del cuello y el pecho para maximizar el sangrado.

Luego, es posible que usaran esa sangre como el compuesto necesario para asegurarse de que sus pigmentos se adhirieran a las superficies de metales preciosos maleados.

Pero… ¿por qué usarían la sangre humana?

Claramente, no existe una explicación específica para eso. Pero se sospecha que el uso de la sangre –y de pigmentos rojos– pudo tener significados espirituales al ser parte de rituales. Por ejemplo, se sospecha que el hombre de entre 40-50 años que llevaba la máscara pudo ser un antiguo líder.

Eso explicaría la cantidad de tesoros con los que fue enterrado y da peso a la idea de que la sangre se usa como parte de rituales. Específicamente, al asociar a la sangre con la vida, podrían haber estado pidieron por el regreso o reencarnación del alma de su líder caído.

Referencia:

Human Blood and Bird Egg Proteins Identified in Red PPaint Covering a 1000-Year-Old Gold Mask from Peru: https://doi.org/10.1021/acs.jproteome.1c00472

Escribir un comentario