La seda de araña es un material con muchos usos en la vida salvaje, particularmente para sus productoras. No solo es más elástico que el caucho; también es más resistente que el Kevlar y, aunque suene increíble, más fuerte que el acero. Irónicamente, también tiene propiedades antimicrobianas, por lo que incluso los humanos la han considerado para sus inventos.

Hoy la seda de araña ha destacado entre los componentes de armaduras a prueba de balas, cuerdas de violín , vendas médicas, cables de fibra óptica e incluso ropa. A pesar de ello, en esta oportunidad nos centraremos en la finalidad de este material en el mundo natural. ¿Cómo es que es útil a las arañas? Estas son algunos usos que suelen darle y que seguro no conocías.

Como redes para atrapar presas

Partamos de lo más instintivo. Los animales no suelen invertir energía en producir cosas que no les ofrecerán beneficios. La supervivencia amerita trabajar con seguridad, y estos artrópodos están al tanto de ello. Por tanto, uno de los usos más comunes de la seda de araña es el de atrapar las presas que les servirán de alimento, claro está.

Los humanos estamos acostumbrados a ver víctimas en sus telarañas, pero las formas son más variadas. Por ejemplo, las arañas pueden usar su seda como lazos, látigos, ataduras, disfraces, líneas de pesca y señuelos con gran habilidad. La araña de la pared (Oecobius) y araña con cara de ogro (Deinopis) son dos grandes representantes de estos métodos.

Paracaídas de seda

El paracaidismo no es solo cosa de humanos; las arañas también suelen practicarlo, y se vale de su seda para ello, por lo que esto no podía faltar entre sus usos. A veces lo hacen de una forma completamente intencional, para viajar distancias extremas, como se observó después de la erupción del volcán Krakatoa en 1883. Miles de arañas microscópicas se avecinaron con usando sus sedas como paracaídas desde algún lugar remoto.

Pero también pueden usarla como un recurso de emergencia. Por ejemplo, algunas usan su seda como paracaídas para huir de los depredadores de inmediato, o bien para desplazarse distancias cortas sin sacrificar demasiada energía.

Seda decorativa

Araña usando seda como decoración.
Araña tejedora de orbe. Crédito: Muhammad Mahdi Karim/Wikimedia Commons.

La decoración no parece importar demasiado al reino animal, pero algunas especies no parecen ajustarse a este prejuicio. Por ejemplo, las arañas tejedoras del orbe se convierten en talentosas arquitectas usando la seda como material para construir y decorar sus caras. Para esto último, tejen franjas de seda con bandas gruesas que se conocen como stabilimenta.

Con toda sinceridad, el papel de la stabilimenta no está claro todavía, pero hay varias teorías más allá del simple gusto por la decoración. Una de ellas va de la mano con el uso de la seda de araña como red para presas; se cree que estas estructuras reflejan más luz ultravioleta y de forma similar a como lo hacen las flores y el follaje, lo que resulta particularmente atractivo para lo insectos.

Usos de seda de araña como protección contra varias amenazas

Las arañas no solo deben protegerse continuamente de los depredadores, sino también de otros factores ambientales, como el frío. Tampoco piensan solo en ellas; como madres, también esperan proporcionar un espacio acogedor a sus huevos. Para ello, una vez más, usan la seda que producen con tanto afán.

Como ejemplo, la araña saltarina del Himalaya (Euophrys omnisuperstes), que puede sobrevivir las frías temperaturas que caracterizan las elevaciones de hasta 22,000 pies gracias a ello. Más abajo, otras como las arañas saltarinas hacen uso de su seda como protección mientras se liberan de su caparazón, cuidan sus huevos o hibernan.

La seda de araña también puede servir como un espacio comunitario

Enorme telaraña comunitaria.
Red comunitaria creada por la especie Anelosimus eximus. Crédito: Peter Prokosch/Flickr/CC BY-NC-SA 2.0.

Aunque estos artrópodos son realmente independientes, no siempre prefieren la soledad. Existen unas 25 especies que muestran comportamientos sociales entre las 45,000 descritas de arañas, y aunque son más bien una excepción, no podemos dejar de mencionarlas porque estas también dan usos poco conocidos a la seda.

La seda de araña parece ser lo que une a estas especies sociales. Por lo general, las colonias pueden incluir hasta 50,000 individuos, aunque el tamaño óptimo de la población suele ser de apenas 1,000. Juntas tejen enormes telas que constituyen su hogar, su lugar de caza y hasta un vecindario. Esto también les permite cazar presas demasiado grandes como para un solo individuo.

Un buen ejemplo lo constituyen las arañas Anelosimus eximius en América del Sur que, en compañía, pueden tejer telas de unos 25 pies de largo. De hecho, gracias a ello construyen uno de los santuarios de seda más grandes en la naturaleza.

Como bebederos

Araña que da uso a telaraña hecha de seda para hidratarse.
Crédito: dikkyoesin1/Getty Images.

La hidratación de las arañas suele provenir de los jugos que extraen de sus presas, pero también tienen otros medios. Al igual que otros miembros del reino animal, pueden saciar su sed bebiendo directamente de gotas de agua o pequeños charcos.

En la naturaleza el agua parece ser un recurso indispensable, pero para algunos animales puede resultar muy trabajoso salir a buscarla. Pero nuevamente, las arañas se las han ingeniado para ahorrar recursos mientras obtienen otros. Usan sus redes de seda como bebederos que retienen el agua e incluso extraer la humedad del aire.

Referencia:

Fourteen Ways That Spiders Use Their Silk. https://www.smithsonianmag.com/science-nature/fourteen-ways-spiders-use-their-silk-180978354/

Escribir un comentario