Nuestra vista es una de nuestras principales fortalezas como especie. Siendo criaturas principalmente visuales y auditivas, durante milenios nuestra supervivencia dependió de qué tan rápido podíamos recolectar información y reaccionar a ella con estos dos sentidos. Ahora, un nuevo estudio ha comprobado de nuevo el amplio alcance de uno de ellos al demostrar que los ojos pueden percibir información numérica naturalmente.

La investigación que le ha abierto las puertas al nuevo conocimiento se ha publicado en Nature Communications. Para su realización, se contó con el trabajo conjunto de los investigadores Elisa Castaldi, Antonella Pomè, Guido Marco Cicchini, David Burr y Paola Binda.

Pupilas delatoras

En la actualidad, sabemos bien que nuestras pupilas pueden ser grandes indicadores de las condiciones del entorno o de una situación, debido a lo rápido que suelen reaccionar a los cambios. Como uno de los ejemplos más comunes tenemos la forma en la que ellas se dilatan o contraen cuando la luz disminuye o aumenta, respectivamente.

Sin embargo, ese no es el único ámbito en el que ellas cambian. Por ejemplo, las pupilas también suelen reaccionar ante situaciones de alto estrés o de peligro, dilatándose para aumentar la cantidad de detalles que podemos apreciar de un vistazo y la agudeza de nuestra mirada.

Ahora, la ciencia ha descubierto que las pupilas cambian de tamaño también cuando los ojos logran percibir información numérica. Por lo que, se ha comprobado que nuestro cuerpo reacciona de forma natural y subconsciente a ciertos conceptos numéricos básicos.

Cuando miramos a nuestro alrededor, percibimos espontáneamente la forma, el tamaño, el movimiento y el color de una escena De manera igualmente espontánea, percibimos la cantidad de elementos que tenemos ante nosotros. Esta habilidad, compartida con la mayoría de los otros animales, es fundamental en la evolución: revela cantidades inmediatamente importantes, como cuántas manzanas hay en el árbol o cuántos enemigos están atacando”, explicó Burr, psicólogo e la Universidad de Sydney en Australia.

Nuestros ojos pueden percibir cantidades numéricas naturalmente

Crédito: Castaldi et al., Nature Communications, 2021

Para poder comprobar tal clamor se trabajó en un experimento con 16 voluntarios. Los participantes accedieron a observar de forma pasiva ciertas imágenes una cantidad determinada de puntos. En algunos casos, los lunares estaban por su cuenta, y en otros estaban unidos en pares por una línea negra.

Debido a eso, los segundos daban la impresión de ser menos, por agrupación visual. Al comparar las reacciones naturales de la pupila, se observó que ella se dilataba cuando consideraba que había más puntos en su campo de visión, como tratando de aumentar su rango de visión para captarlos todos.

Este resultado muestra que la información numérica está intrínsecamente relacionada con la percepción”, concluyó Castaldi, quien es psicóloga y neurocientífica de la Universidad de Florencia en Italia.

Utilidades futuras

Saber que los ojos pueden percibir información numérica de forma natural puede sernos de gran utilidad. En el pasado, esa capacidad pudo usarse como un mecanismo de supervivencia. En el presente, se podría usar la respuesta de las pupilas como un indicador para diagnósticos como la discalculia.

Como bien sabemos, se trata de una disfunción de aprendizaje matemático que se manifiesta en algunos individuos. Ahora, se podría investigar si la actividad de las pupilas está relacionada con ella y, de ser así, se la podría observar en niños pequeños para poder hacer diagnósticos tan acertados como tempranos.

Referencia:

The pupil responds spontaneously to perceived numerosity: https://doi.org/10.1038/s41467-021-26261-4

Escribir un comentario