En 2019, el radiotelescopio Murriyang del Observatorio Parkes detectó un conjunto de señales de radio que parecían ser extraterrestres, pero dos nuevas evaluaciones publicadas en Nature Astronomy determinaron que era una falsa alarma.

Los astrónomos informaron que, a pesar de que las señales eran “ampliamente consistentes” con una firma tecnológica alienígena, lo más probable es que correspondieran a una “intermodulación”.

Señales peculiares provenientes de Próxima Centauri

El radiotelescopio Murriyang del Observatorio Parkes detectó las señales de radio extraterrestres que resultaron falsas en el año 2019. Estas parecían provenir de Próxima Centauri, la estrella vecina que se encuentra más cerca del Sol.

Proxima Centauri está a solo 4,24 años luz de distancia y orbita por dos planetas. Uno de ellos es similar a la Tierra, sobre el cual se presuma que se encuentra en la “zona habitable” donde existe agua líquida.

Fascinados por este hallazgo poco común, los científicos decidieron procesar las señales para determinar si en verdad se trataba de una firma tecnológica que sirviera como evidencia de vida extraterrestre. Sin embargo, las expectativas se derrumbaron con dicha exploración.

Como un amplificador de guitarra

El Dr. Danny Price, coautor de los dos nuevos artículos que explican lo que sucedió, reconoce que aún no está claro qué causo este patrón tan similar a una señal extraterrestre. A pesar de ello, él y sus colegas usaron la analogía de un amplificador de guitarra para explicar lo que saben.

“Creemos que fue una intermodulación, que ocurre en un amplificador cuando tienes más de una frecuencia corriendo a través de él”, dijo Price. “En un amplificador de guitarra, por ejemplo, si estás escuchando rock, Nirvana o Black Sabbath, la guitarra tiene un tono distorsionado distinto. Eso es porque estás afinando deliberadamente los amplificadores y entrando en overdrive”.

Un dispositivo “averiado” podría estar detrás de las señales extraterrestres falsas

Drive, quien también trabaja para el nodo de la Universidad Curtin del Centro Internacional de Investigación en Radioastronomía, explica que se “toman las frecuencias y se hacen nuevas con estas”. A su parecer, este proceso no ocurrió adrede, sino que se debe a una avería. “Es más de una señal y se han mezclado de una manera complicada”, dijo.

Por lo tanto, en algún lugar del área alrededor de Parkes, algún dispositivo estaba funcionando mal e hizo creer a los astrónomos que las presuntas señales de radio de Próxima Centauri eran extraterrestres.

El radiotelescopio del Observatorio Parkes que detectó las señales extraterrestres falsas que presuntamente provenían de Próxima Centauri.
El radiotelescopio del Observatorio Parkes. Crédito: CSIRO/AAP

Price explicó que la señal imitaba la forma en que Próxima Centauri se movía desde la Tierra, y era más lenta que un avión o un satélite. Inicialmente, descartaron dispositivos electrónicos simples, pero aún así consultaron un registro de transmisiones para asegurarse de ello. No se trataba de uno de este tipo.

Entonces detectaron un cambio Doppler en la frecuencia, que muestra que un objeto está en movimiento. Con ello, la teoría de que se trataba de señales extraterrestres cobraba más fuerza, pero al final fueron falsas. Los astrónomos descubrieron que la señal coincidía con otras detectadas en la Tierra.

Interferencia de radiofrecuencia (Rfi), un problema común en la astronomía

Ahora bien, no se trata de algo realmente nuevo. La interferencia de radiofrecuencia (Rfi) es un problema común en la astronomía, razón que motiva a los científicos a buscar lugares más tranquilos para estudiar el cielo y, de este modo, evitar las interferencias.

Y es que muchas cosas pueden causarla en la Tierra. Por ejemplo, teléfonos, satélites o cualquiera objeto que sirva para comunicar o transmitir datos. Los astrónomos deben filtrar todas estas posibilidades para confirmar las presuntas señales extraterrestres o catalogarlas como falsas.

En este sentido, dentro de toda esta desilusión, ha surgido algo que podría ayudar en esta meta: una lista de verificación. Los científicos del mundo podrán usarla para la ardua búsqueda de vida fuera de él.

Referencias:

A radio technosignature search towards Proxima Centauri resulting in a signal of interest. https://www.nature.com/articles/s41550-021-01479-w

Analysis of the Breakthrough Listen signal of interest blc1 with a technosignature verification framework. https://www.nature.com/articles/s41550-021-01508-8

Escribir un comentario