Los hábitos de higiene y cuidado bucal son vitales si queremos mantener nuestra dentadura sana por toda nuestra vida. Sin embargo, no siempre es tan fácil lograr tal meta, sobre todo si sometemos a nuestros dientes a las consecuencias de comportamientos como masticar hielo.

Es bien sabido que ese suele ser un hábito común entre algunas personas. Sin embargo, tal como explica el dentista pediátrico Matthew Cooke para The Conversation, los resultados a largo plazo terminan siendo únicamente perjudiciales.

¿Por qué las personas tienden a masticar hielo?

De acuerdo al también profesor de odontología y anestesiología pediátrica en la Universidad de Pittsburgh, los motivos para masticar hielo son variados. Usualmente, algunas personas lo harán como un hábito relajante para realizar cuando sienten la boca reseca.

Otros podrían ver en el masticar hielo una forma de relajación y para drenar el estrés. Asimismo, también se lo ha planteado como una forma de satisfacer los antojos sin tener que ingerir alimentos.

Además de eso, también nos encontramos con que en algunos casos el masticar hielo puede ser una manifestación de una condición conocida como pagofagia. Ella aparece debido a una falta de hierro en el organismo, pero se desconoce la relación real entre el hielo y dicha deficiencia.

Los posibles riesgos de masticar hielo

Como vemos, las motivaciones para comer hielo pueden ser muy diferentes. Pero, al final del día, sus consecuencias son las mismas. Gracias al testimonio de Cooke, acá te podemos resumir los tres problemas de los dientes principales que se derivan de masticar hielo.

Masticar hielo puede agrietar el esmalte

Dientes masticando hielo.
Vía health.usnews.com

Uno de los principales riesgos de comer hielo es que puede hacer daño al esmalte. En general, si crea grietas en su superficie, termina por aumentar la sensibilidad general de la dentadura. En consecuencia, las personas que tienden a masticar hielo tienen dientes más sensibles al frío y el calor, lo que hace todo más incómodo y doloroso a la hora de consumir alimentos y/o bebidas.

El hielo también puede romper nuestros dientes

Por otro lado, otro de los grandes efectos secundarios de masticar hielo es que puede romper directamente los dientes. En consecuencia, las caries se hacen mucho más frecuentes y grandes.

Todo debido a que las grietas en la dentina permiten que los ácidos de los alimentos penetren más profundamente en los dientes. Como consecuencia, los ataques de las caries son más internos y difíciles de contrarrestar.

General, puede ser el catalizador de infinidad de daños dentales

Como si fuera poco, el masticar hielo también puede ser dañino para los dientes en muchos otros ángulos. Por ejemplo, las personas que han tenido reparaciones como coronas o carillas son más propensas a sufrir daños dentales a causa del hielo.

Igualmente si utiliza aparatos dentales, retenedores, expansores o afines, los efectos negativos de masticar hielo se harán más notorios. Eso debido a que el diente queda más vulnerable ante el daño dental.

Por la salud de nuestros dientes, lo mejor que podemos hacer es dejar de masticar hielo

Como algunos consejos para dejar de masticar hielo y cuidar mejor la salud de nuestros dientes, Cooke ha dado diferentes consejos.

  • Deje de consumir hielo (elimine la tentación si siente que no podrá resistirla).
  • Considere alternativas más suaves (como el hielo raspado, para ir dejando el hábito de a poco).
  • No muerda los cubitos, solo derrítalos (así tendrá la sensación refrescante, pero sin dañar su dentadura).
  • Busque otras cosas para morder (las frutas o vegetales fríos como las manzanas o las zanahorias podrían ayudar a bajar la necesidad de masticar, sin poner en riesgo a nuestros dientes).

Si ya el daño está hecho, entonces será necesario visitar a un profesional. En algunos casos, la solución podría ser tan sencilla como colocar protecciones extras en el esmalte. En otros, podrían requerirse tratamientos de conducto y hasta intervenciones quirúrgicas con anestesia. Por ese motivo, lo mejor que podemos hacer por nuestros dientes es intentar no masticar hielo, al menos si queremos mantenerlos sanos.

Escribir un comentario