Una tragedia ha inundado el internet con la revelación de un fatal accidente que ocurrió en el set de grabación de la película Rust. El film independiente con tema del antiguo oeste contaba con la participación de Alec Baldwin, quien fue uno de los protagonistas de la trágica historia. Todo debido a que el mal funcionamiento de un arma de utilería en el set de cine acabó con la vida de una de las directoras de fotografía del film.

A sus 42 años, la profesional del área, Halyna Hutchins, falleció a causa de una herida causada por el arma de utilería que disparó Baldwin. Adicionalmente, Joel Souza, el director de la película también resultó herido durante el accidente, pero su caso no tuvo consecuencias fatales.

El accidente dentro del set con los llamados “cartuchos de fogueo” ha desatado de nuevo las discusiones en la web sobre la seguridad del uso de dichas técnicas para emular las armas reales en las grabaciones. En la actualidad, el debate se divide ya que, aunque existen opciones menos riesgosas, se dice que son menos realistas. Por lo que, se considera que la calidad final del film podría sufrir debido al cambio de utilería.

Arma de utilería del cine.

Ahora, ¿vale la pena conservar ese “realismo” de las armas de utilería a costa de un riesgo que puede ser fatal? Para poder responder con más propiedad esa pregunta, es necesario entender la verdadera magnitud del riesgo, por lo que también debemos conocer el funcionamiento de dichas armas de atrezo.

¿Cómo funcionan las armas que se utilizan en los rodajes?

Algunas de las armas de utilería que se utilizan en el cine funcionan en esencia como armas reales. La verdadera diferencia de ellas radica en el tipo de municiones que se utilizan.

Específicamente, hablamos de los llamados “cartuchos de fogueo” que tienen la estructura de una bala, pero en lugar del proyectil tienen una tapa usualmente hecha de papel. En inglés también se los conoce como ‘blanks’ o ‘blank cartridge’ (cartucho vacío) ya que son municiones que no llegan a ser consideradas balas –debido a la falta del proyectil en la punta–.

Crédito: The Times.

Sin embargo, el resto del cuerpo del arma de utilería para el cine es la misma que el de las balas comunes. En otras palabras, su carcasa, su pólvora (que actúa como combustible para la explosión), la imprimación en la parte inferior del cartucho y la punta (hecha de papel o cera).

Gracias a eso, al disparar se consigue tanto el sonido, como el movimiento y la explosión don luces y humo de un arma real. Todo sin eyectar ningún tipo de proyectil. Sin embargo, la propia explosión de gases súper calientes también puede convertirse en una amenaza si algo sale mal al momento del disparo o si simplemente se hace desde muy cerca.

Incluso, la tapa de papel o cera, a pesar de ser inicialmente inofensiva, al ser expulsada durante el disparo también se convierte en un riesgo. En consecuencia, podría herir o incluso matar a una persona que se encontrara demasiado cerca al momento del disparo.

Por lo que, incluso cuando los cartuchos en teoría no tienen la “bala” que puede salir disparada, igualmente pueden llegar a ser peligrosos. De allí que, cuando se los utiliza en el set, sea necesario llevar a cabo infinidad de reuniones de seguridad, poner al personal de grabación detrás de vidrios o muros de seguridad y mantener en todo momento a un profesional en el uso de armas para que maneje el objeto y de instrucciones sobre su uso.

¿Por qué se siguen usando armas de utilería tan riesgosas?

En teoría, se dice que son mucho más realistas en cuando al sonido y los efectos visuales que pueden lograr. Lastimosamente, también lo son con referencia al daño que pueden causar a otros si algo sale mal o si se disparan desde distancias cortas o “a quemarropa”.

De acuerdo a lo declarado por el experto en armas Dave Brown para American Cinematographer magazine en el 2019, el uso de armas reales con municiones falsas se ha expandido debido a la “verosimilitud” que pueden conferir a una escena. Específicamente, en las tomas cercanas hacen que todo se vea mucho más real.

Alec Baldwin en el set de ‘Rust’ en Nuevo México, después del accidente.

Asimismo, también consiguen reacciones más naturales de los actores. Como consecuencia, el resultado en el cine se hace más creíble con reacciones reales ante el fuerte sonido que realiza el arma de utilería.

Ahora, la cantidad de dinero gastado en profesionales, horas invertidas en reuniones de seguridad y preparativos tal vez podrían estar mejor empleados. En la actualidad, son cada vez más las producciones de cine o televisión que optan por alternativas más seguras como las armas de utilería Airsoft.

Básicamente, ellas funcionan por completo a base de presión de aire y CO2, sin necesidad de colocar ningún tipo de cartucho en su interior. Como resultado, al dispararla se genera parte del movimiento de un arma real, pero ningún cartucho o proyectil sale de su cañón.

Su uso se ha peleado ya que no brinda naturalmente el “realismo” de las primeras. Sin embargo, tanto el flash de la explosión, como el humo, el sonido y hasta el movimiento del arma se pueden perfeccionar en postproducción. Por lo que, al final, el resultado podría ser de la misma calidad, pero con muchos menos riesgos.

Los accidentes suceden, y con mucha más frecuencia de la que creeríamos

Claramente, ninguna producción cinematográfica se hace esperando que este tipo de cosas sucedan. Sin embargo, pequeños errores de cálculo, problemas de funcionamiento con el arma o simplemente un mal manejo de ellas pueden hacer que el uso de utilería en un set de cine se transforme en una tragedia de la vida real.

Halyna Hutchins.

El caso de la difunta Hutchins y Baldwin es apenas uno de los muchos accidentes de ese estilo que han ocurrido en el set. Como otros ejemplos de ellos también podemos mencionar el caso del actor Jon-Erik Hexum en 1984.

El entonces protagonista de la serie de televisión ‘Cover Up’ de CBS TV estaba jugando con el arma de utilería sin que nadie le advirtiera de sus riesgos. En consecuencia, el disparo del cartucho de fogueo fracturó su cráneo, lo que causó su muerte 6 días después.

Menos de 10 años más tarde, en 1993 otra tragedia tuvo lugar en el set de grabación de ‘The Crow’ en donde participaba Brandon Lee, hijo de Bruce Lee. A sus 28 años, fue impactado con una bala real que había quedado atascada en una de las armas de utilería que había en el set de cine. Horas después, la herida recibida causaría su muerte.

Actualmente, se investiga el accidente ocurrido en la grabación de ‘Rust’. Pero en estos casos raramente se encuentran culpables o levantan cargos. Lastimosamente, la situación ha sido un fatal accidente que no se pudo controlar.

Pero, al menos, las discusiones de seguridad que se han desatado ahora podrían ser un buen indicio para el futuro. Eso debido a que se podrían comenzar a generar más presiones para regularizar el uso de las armas Airsoft y finalmente dejar de lado las “armas de utilería” para el cine que funcionan y hieren tanto como una real.

Escribir un comentario