Millones de años atrás, cuando los dinosaurios aún caminaban en la superficie, nuestro planeta vivió un cambio que modificó por completo su eje. A dicho evento se lo conoce como ‘verdadero desplazamiento polar’ y, hasta la fecha, se pensaba que la Tierra no había tenido ninguno tan relativamente reciente.

Ahora, la investigación de Ross N. Mitchell, Christopher J. Thissen, David A. D. Evans, Sarah P. Slotznick, Rodolfo Coccioni, Toshitsugu Yamazaki y Joseph L. Kirschvink ha comprobado su ocurrencia y cambiado lo que creíamos saber sobre parte del pasado de nuestro planeta.

Un evento de ‘verdadero desplazamiento polar’ podría ser más reciente de lo que imaginamos

El estudio, publicado en Nature Communications, ofrece evidencia de que la Tierra se “volcó” hace unos 84 millones de años. Pero que, con el paso del tiempo, recuperó parte de su posición original.

Específicamente, los registros comprobaron que el ‘verdadero desplazamiento polar’ hizo que la Tierra se inclinara alrededor de 12 grados hace más de 80 millones de años. Posteriormente, 5 millones de años atrás, al Tierra “corrigió” su curso para volver a la posición que tenía antes del evento.

¿Cómo se ha descubierto tal cambio?

Para poder realizar tales declaraciones, los investigadores realizaron un largo y detallado proyecto de investigación sobre la piedra caliza de Italia. Eso ya que algunas de sus muestras, que pueden ser de hace 100,5 o 65,5 millones de años en el pasado, nos dan la infomación que necesitamos sobre los cambios en la rotación de la Tierra.

Todo gracias al registro magnético que se crea en forma de un mineral conocido como magnetita. Según las “huellas” que fue dejando en la roca, se pudo comprobar que durante el período Cretácico Superior la Tierra realmente inició un proceso de verdadero desplazamiento polar.

Entonces… ¿la Tierra se inclinó hacia un lado?

Verdadero desplazamiento polar.

No exactamente. Nuestro planeta está compuesto por varias capas. Primero, está el núcleo interno formado por metal sólido que luego es rodeado por un núcleo externo de metal líquido. Adicionalmente, tenemos nuestra superficie, que es la corteza sólida que se mueve sobre el núcleo líquido.

Durante un verdadero desplazamiento polar, la totalidad de la corteza terrestre se desplaza, pero no sus núcleos. Como consecuencia, el campo magnético de nuestro planeta permanece intacto, mientras que la superficie habitable cambia de posición.

Es justamente por eso que es posible ver los cambios en el registro de magnetita y determinar si hubo cambios notorios en el campo magnético. En caso de haberlos, entonces nos encontramos con evidencias de un evento de verdadero desplazamiento polar.

Referencia:

A Late Cretaceous true polar wander oscillation: https://doi.org/10.1038/s41467-021-23803-8

Escribir un comentario