La historia de la llegada de los europeos a la antigua América se ha enseñado por siglos. Sin embargo, con los avances de la ciencia, se encuentran cada vez más evidencias que nos muestran que no todo ocurrió tal como nos lo enseñaron.

De hecho, el “descubrimiento” que se asocia con Cristóbal Colón en realidad fue realizado siglos antes por las poblaciones vikingas. Ahora, gracias a una investigación realizada por la revista Nature, podemos tener una idea incluso más clara de cuándo los primeros europeos tocaron suelo americano.

Los europeos ya estaban en la antigua América para el año 1021 d.C.

En la actualidad, se sabe que los europeos, representados por expediciones vikingas, llegaron a la antigua América mucho antes que Colón. Asimismo, ya hemos descubierto que su vieja pro el Atlántico fue cubriendo lugares como Islandia y Groenlandia antes de hacer su primer asentamiento americano en L’Anse aux Meadows, Terranova, Canadá.

El detalle está en que, incluso ahora, poco se sabía sobre los tiempos exactos en los que dichos asentamientos se hicieron en américa. Pero, gracias a la reciente investigación, finalmente podemos ubicar ese trozo de nuestra historia en una franja de tiempo específica.

Según los datos recopilados, hace exactamente 1.000 años, en el 1021 d.C. las poblaciones vikingas ya tenían asentamientos en Canadá. Por lo que, se puede decir con mayor exactitud que las poblaciones de europeos lograron llegar a la antigua América al menos 400 años antes de lo esperado.

Con esa información, también se ha confirmado la fecha más antigua de actividad transatlántica jamás registrada. Por lo que, nuevamente, se ha agregado una pieza importante al rompecabezas que constituye el “descubrimiento” y ocupación de las Américas.

El secreto oculto en la madera

Para poder llegar a las conclusiones presentadas en el estudio, los investigadores se enfocaron en analizar tres antiguas piezas de madera. Según se observó, cada una pertenecía a un tipo de árbol diferente. Asimismo, los tres árboles parecen ser de un contexto que arqueológico que se puede relacionar con el de las maderas utilizadas por los vikingos de la época.

Como si fuera poco, los trozos de madera también habían sido claramente cortados con cuchillas de metal –una herramienta que no era del uso de las poblaciones indígenas–. Con todo eso, se pudo garantizar la proveniencia de los materiales, pero no exactamente la fecha en la que llegaron a América.

Para poder afirmar que los europeos estaban en la antigua América para 1021 d.C., los investigadores tuvieron que analizar las señales de radiocarbono en la madera. Debido a una tormenta solar masiva en 992 d.C., fue fácil obtener una pista clara de la edad de los materiales.

La clara mejora en la producción de radiocarbono que ocurrió entre 992 y 993 d. C. se ha detectado en archivos de anillos de árboles de todo el mundo”, explicó el profesor asociado Michael Dee, de la Universidad de Groningen.

Encontrar la señal de los anillos de crecimiento de la tormenta solar 29 en la corteza nos permitió concluir que la actividad de corte tuvo lugar en el año 1021 d.C.”, completó la Dra. Margot Kuitems, también de la Universidad de Groningen).

Referencia:

Evidence for European presence in the Americas in AD 1021: DOI: 10.1038/s41586-021-03972-8

Escribir un comentario