La IA es una tecnología que hasta el momento ha sido puesta a prueba en los más diversos ámbitos. Desde esas aplicaciones que creaban imágenes de gatos desde cero hasta en el área de la medicina. Su uso como herramienta complementaria para los servicios médicos han dado resultados muy positivos. En ese sentido, vamos a revisar cómo se desenvuelve la contribución de la IA en la lucha contra el cáncer de mama.

El 19 de octubre se conmemora el Día Mundial de la Lucha contra el Cáncer de Mama y la IA ha logrado sumarse a esta batalla logrando aportes significativos.

La IA y su contribución en la lucha contra el cáncer de mama

Antes de ir al aspecto de integración entre la IA y el campo de la medicina, es necesario destacar un factor importante sobre el cáncer de mama. Hay evidencias de la enfermedad desde el Antiguo Egipto y aunque en los años 70 ya se aplicaban cirugías para estos tumores, no fue sino hasta los años 90 y 2000 cuando se profundizó en su estudio. En ese sentido, una paciente de cáncer de mama en la década de los 70 tenía alrededor del 40% de posibilidades de sobrevivir. En nuestros días, ese número se ha duplicado y continua en ascenso con nuevos actores como la IA y su contribución en la lucha contra el cáncer de mama.

Una de las claves para duplicar las esperanzas de vida de mujeres con cáncer de mama ha sido el diagnóstico temprano. Detectar la presencia del tumor cancerígeno a tiempo ha marcado una diferencia importantísima para el tratamiento de la enfermedad y en esto ha ayudado la IA.

Desde la detección hasta los casos de recaída y tratamientos

Un ejemplo muy interesante lo encontramos en el Servicio de Salud Británico que con financiamiento del estado trabajan en un detector de cáncer de mama basado en IA. De esta manera, podrían abordar el retraso en la realización de radiografías que se ha presentado con la llegada de la pandemia. De esta manera, una persona podría obtener un escaneo rápido capaz de dar resultados precisos evitando retrasos en su diagnóstico.

Otro caso en donde la IA ha hecho una gran contribución para luchar contra el cáncer de mama es con los riesgos de recaída. En el Instituto Gustave Roussy de París se ha desarrollado una herramienta basada en IA capaz de reconocer riesgos de recaída en 8 de cada 10 pacientes. De esta manera, es posible extender la vida de un paciente al brindarle el tratamiento que necesitará para evitar la nueva aparición de la enfermedad.

De esta forma, tenemos a la IA involucrada en diversas áreas de la lucha contra el cáncer, desde su detección hasta el desarrollo de nuevos tratamientos. En esto última contribuye ayudando la comprensión de tumores resistentes a los tratamientos, permitiendo encontrar nuevas vías.

No obstante, su presencia no apunta a reemplazar el acompañamiento médico. El tratamiento de esta enfermedad implica un factor humano importante que comprenda la situación más allá del aspecto técnico en donde la IA se perfecciona. No obstante, es muy destacable su contribución para mitigar la cantidad de vidas que cobra esta enfermedad año tras año.

Escribir un comentario