Un equipo de investigadores de diferentes instituciones de Alemania han descubierto el trasfondo de la amplia propagación de la variante Delta del coronavirus: es resistente a algunos anticuerpos generados por las vacunas de Pfizer-BioNTech y de Oxford-AstraZeneca.

Su investigación reveló que las variantes Delta y Delta Plus pueden infectar las células pulmonares con mayor eficiencia. Además, la primera puede evadir uno de los cuatro anticuerpos utilizados para tratar la COVID-19, mientras que la segunda puede evadir dos de ellos. Los hallazgos se publicaron en la revista Cell Reports.

La variante responsable de la mayoría de los últimos casos de COVID-19

Desde finales de 2020, el mundo ha tenido que lidiar no solo con la reticencia de las personas a las vacunas, sino con las numerosas variantes que ha arrojado el coronavirus. Hace algunos meses, la Organización Mundial de la Salud presentó una clasificación formal para las más importantes, entre las cuales figuraba la variante Delta B.1.617.

Como muchos saben, esta se detectó por primera vez en India, y mientras se transmitía rápidamente entre sus habitantes en un brote sin precedentes, también saltaba sigilosamente fuera de sus fronteras. En poco tiempo logró hacerse un lugar en diferentes partes del mundo, incluida Alemania, donde se le atribuyen casi todas las infecciones recientes.

Pero no solo ella se encuentra en la mira de las autoridades y los científicos; también sus subvariantes, denominadas variantes Delta Plus del coronavirus, que también han acumulado mutaciones adicionales. En una nota previa explicamos que los virus son muy hábiles para mutar y que esto bien puede desaparecerlos, pero también puede hacerlos más peligrosos y, más preocupante aún, resistentes a las vacunas.

Variante Delta y subvariante Delta Plus son más hábiles para infectar las células pulmonares

Conscientes de este riesgo, los investigadores alemanes decidieron explorar más a fondo la amplia propagación de la variante Delta en países con altas tasas de vacunación. Cultivando células en el laboratorio y exponiéndolas al patógeno descubrieron que la variante Delta es bastante hábil para infectar las células pulmonares en comparación con el coronavirus original.

Arriba: comparación de las características de las variantes Delta y Delta Plus con el virus original SARS-CoV-2.   Abajo: gráfica con efecto de la vacunación con Oxford-AstraZeneca y de Pfizer-BioNTech.
A) Comparación de las características de las variantes Delta y Delta Plus con el virus original SARS-CoV-2. 
B) Gráfica con efecto de la vacunación basada en Oxford-AstraZeneca y en BioNTech-Pfizer.

Los experimentos también mostraron que esta mutación ha mejorado sustancialmente la fusión de células pulmonares infectadas con células no infectadas, o que favorecería su replicación dentro del cuerpo.

“Es concebible que al fusionar células en el tracto respiratorio, la variante Delta pueda propagarse de manera más eficiente e inducir más daño”, señala Arora Prerna, científica del Centro Alemán de Primates y primera autora. “Esto podría contribuir a un curso más severo de COVID-19”.

Variante Delta del coronavirus más resistente a anticuerpos generados por las vacunas

También descubrieron que la variante Delta y sus subvariantes también son resistentes a algunos anticuerpos generados después de la inyección de la vacuna; esto aplicó para la de Pfizer-BioNTech y la de Oxford-AstraZeneca. Ambas fueron más eficaces para prevenir el coronavirus original.

A pesar de ello, los investigadores creen que la subvariante Delta Plus no necesariamente represente un mayor riesgo para las personas vacunadas contra COVID-19 que la variante Delta.

Combinar las vacunas podría ayudar a reducir la transmisión de la variante Delta

Mano inyectando vacuna a una variante del coronavirus con relojes de fondo como concepto del impacto de la resistencia a los anticuerpos sobre el fin de la pandemia.

Por último, exploraron también el impacto de la vacunación combinada. Los individuos que recibieron primero la vacuna de Oxford-AstraZeneca y luego la de Pfizer-BioNTech tenían significativamente más anticuerpos capaces de luchar contra la variante Delta que los que recibieron ambas dosis de la de Oxford-AstraZeneca.

De modo que, la conclusión final es que sí, la variante Delta sí parece evadir y ser resistente a algunos anticuerpos derivados de las vacunas; sin embargo, aún hay estrategias que pueden aplicarse para reducir su transmisión. La combinación adecuada de las vacunas podría ayudar en ello.

Referencia:

Delta and Delta Plus evade the antibody response. https://www.eurekalert.org/news-releases/931718

Escribir un comentario