Las misiones de exploración del espacio se están haciendo cada vez más frecuentes y elaboradas. Como una nueva muestra de eso, tenemos la más reciente misión de exploración de la NASA, Lucy.

A través de ella, tal como explica en su portal oficial, la agencia espera poder explorar por primera vez a los asteroides troyanos que orbitan cerca de Júpiter. Gracias a dichas observaciones, podríamos obtener información vital sobre las etapas primigenias de nuestro sistema solar.

Sobre el esperado lanzamiento de la misión Lucy

Según se tiene planeado, la NASA iniciará la misión Lucy el sábado 16 de octubre de este 2021. En otras palabras, faltan menos de 24 horas para que se dé el lanzamiento. Por eso, la agencia ha habilitado una cuenta regresiva en la página web de la misión Lucy, para que podamos hacer el esperado conteo junto a ella.

Se espera que el lanzamiento se dé desde Cabo Cañaveral, en Florida. Por lo que parece, la misión se dará a bordo de un cohete Atlas V.

Luego de su despegue, la misión Lucy deberá maniobrar entre la Tierra y los cinturones de asteroides durante 12 años. Después de eso, la primera fase de su aventura habrá terminado, y se dedicará únicamente a explorar asteroides troyanos.

Para eso, Lucy contará con tres instrumentos científicos principales. El primero se usará para medir el calor emitido por los asteroides. Eso como una forma de descubrir qué propiedades superficiales poseen.

Por otro lado, también habrá un instrumento que medirá el rebote de la luz sobre su superficie. De esa manera, los científicos esperan descubrir de qué están hechos. Finalmente, el tercer instrumento es una cámara que se encargará de tomar detalladas e inéditas imágenes a color de los asteroides troyanos.

Asteroides troyanos, los “fósiles” del espacio

De forma resumida, los asteroides troyanos forman parte de los enjambres que rodean al Sol y comparten la órbita de Júpiter. Podría decirse que uno de los grandes planetas de nuestro sistema solar está flanqueado tanto al frente como por detrás gracias a las líneas de estos cuerpos espaciales.

Misión Lucy de la NASA.
Vía lucy.swri.edu

Por su particular ruta, no se los ha estudiado hasta la fecha tan de cerca. Pero, se cree que por su edad, podrían convertirse en una fuente clave de información sobre las primeras etapas de formación de nuestro sistema solar.

De hecho, se cree que los asteroides troyanos son realmente restos de la formación de los planetas. Por lo que, estudiarlos nos podría mostrar qué materiales primigenios abundaron durante dichos procesos.

Están retenidos allí por el efecto gravitacional de Júpiter y el sol, así que si pones un objeto allí temprano en la historia del sistema solar, será estable para siempre. (…) Estas cosas son realmente los fósiles de los que se forman los planetas”, acotó Hal Levison, líder de la misión, en el Southwest Research Institute en Texas, durante una rueda de prensa el 13 de octubre, según reportó New Scientist.

La odisea de más de 12 años

Como ya mencionamos, el viaje de Lucy será todos menos tranquilo. Inicialmente, una vez en órbita, la misión Lucy de la NASA deberá dar dos sobrevuelos a la Tierra para tomar impulso.

Una vez se encuentre en el “enjambre líder” o de mayor volumen, hará sus primeras examinaciones. Específicamente, se enfocará en cuatro asteroides troyanos (uno de los cuales tiene su propia luna).

Luego de eso, Lucy deberá volver a la Tierra y tomar impulso para visitar otro enjambre que debería estar al alcance de la misión de la NASA para el 2033. Luego de eso, se esperaría que Lucy continúe su órbita entre las dos nubes de asteroides. Eso al menos hasta que sus paneles de energía solar empiecen a fallar y la nave deba “retirarse” para descansar en el espacio.

Escribir un comentario