Luego de las declaraciones de France Haugen ante el senado de Estados Unidos, Facebook está más cerca que nunca de enfrentar posibles regulaciones. Por si fuera poco, otras declaraciones de un ejecutivo de la red social pasaron desapercibidas pero alimentan la idea de una posible intervención.

Fue Nick Clegg, vicepresidente de relaciones exteriores, el que declaró en CNN que Facebook podría necesitar ayudar para ajustar su algoritmo. Además revelaba que su compañía “apoya de manera unánime” el acceso a su algoritmo por parte de organismos regulatorios.

El algoritmo oculto

El mismo ejecutivo también afirmó que no es realista esperar que Facebook tome todas las decisiones de manera correcta cuando se trata de ajustar un algoritmo tan extenso y con tantas ramificaciones. Dicho esto, también alegó que “prohibir el algoritmo” traería más consecuencias negativas que positivas.

Estas son las primeras declaraciones de este tipo por parte de un portavoz de FB, el algoritmo de la compañía sigue siendo un misterio para el 99% de la población mundial y parece que ya no podrá seguir siendo así. Tanto The Wall Street Journal como France Haugen, ex empleada de Facebook, revelaron documentos confidenciales que dejaban claro que Facebook está al tanto del daño que hace su algoritmo.

Este recomienda el contenido polémico y alienta la discusión entre extremos para generar más interacciones y más tiempo en la red social. Además, el algoritmo de Instagram deriva en enfermedades mentales para las adolescentes y en actitudes violentas en cierto tipo de personas.

“Hay que desmitificar cómo funcionar estas tecnologías que se han ocultado tras un velo de secretos por años”, comentó Woodrow Hartzog, profesor de leyes informáticas y experto en protección de datos y privacidad. Para Hartzog no es ideal que se elimine el uso de algoritmos, sino que se regulen (vía: techxplore.com)

Regulación e investigación

En este sentido se estudia la creación de una comisión especial dedicada a esto o aumentar los poderes de la Comisión Federal de Comunicaciones. Facebook tendría que dar entrada a sus oficinas a muchas personas externas, el gobierno de Estados Unidos, nada más y nada menos.

Por último, Hartzog compartió un par de ideas claves: La primera es que cree que sí hay algoritmos seguros, pero se pregunta si siquiera es posible amplificarlos más allá de un campo de pruebas y llevarlo a redes masivas como Facebook.

Y la segunda es que, más allá del algoritmo, considera que el problema real yace en el sistema de monetización e incentivos que, tal y como existen ahora, solo fomentan el contenido controvertido. “

“Lo que me gustaría ver salir de esto … es una conversación más profunda y amplia sobre cómo cambiar fundamentalmente los incentivos que están impulsando todo tipo de comportamiento dañino relacionado con la recopilación y el uso de información privada”.

“Debe haber una conversación más profunda y amplia sobre cómo cambiar fundamentalmente los incentivos que están impulsando todo tipo de comportamiento dañino”, concluyó.

Escribir un comentario