La historia de la evolución alimenticia de nuestra especie es tan vasta como variada. Pero aún no conocemos todo lo que podríamos saber de ella. Ahora, gracias a los registros publicados en Current Biology, a través del análisis de unas antiguas heces, tenemos una idea de lo que fue el estilo de alimentación de la Europa de la Edad de Hierro.

De acuerdo a los análisis, las muestras de las heces tienen aproximadamente unos 2.700 años de antigüedad. Ellas fueron ubicadas en unas minas de sal en Austria y nos ofrecen una mirada inédita al pasado culinario de las poblaciones prehistóricas.

Los secretos de las antiguas heces de Europa

Claramente, más de 2.700 años es un tiempo enorme para que el material orgánico como los desechos fecales se mantenga conservado. Sin embargo, las particulares condiciones de poca humedad, clima templado y espacios resguardados de las minas de sal ayudaron a que el milagro se hiciera posible.

Gracias a eso, fue posible hacer pruebas de ADN, proteínas, material genético adicional y microbios que podrían hacer estado en las muestras. Con esos datos, los investigadores detectaron la presencia de dos particulares tipos de hongos.

Antiguas heces humanas de 2.600 años de las minas de sal de Hallstatt en Europa.
Crédito: Anwora, NHMW.

El primero fue el Penicillium roqueforti y el segundo el Saccharomyces cerevisiae (utilizado comúnmente como levadura para la cerveza). La existencia de ese dúo en las antiguas heces reveló que las poblaciones de Europa podrían haber añadido alimentos fermentados a su alimentación mucho antes de lo que hubiéramos esperado.

El queso azul y la cerveza fueron los protagonistas de la alimentación de los antiguos pueblos de Europa

A través de los análisis de las muestras encontradas en las minas de sal de Hallstatt-Dachstein y Salzkammergut, en Austria, se revelaron dos alimentos que parecen haber sido altamente comunes en la antigua Europa. En primero fue el queso azul y, el segundo: la cerveza.

El análisis de todo el genoma indica que ambos hongos participaron en la fermentación de alimentos y proporcionan la primera evidencia molecular del consumo de queso azul y cerveza durante la Edad del Hierro en Europa”, acotó el microbiólogo Frank Maixner, del Instituto de Investigación Eurac para Estudios de Momias en Italia.

No es exactamente una novedad para nosotros que ambas variedades alimenticias fueran favoritas de la humanidad. Después de todo, en los tiempos actuales, lo siguen siendo.

Sin embargo, el hecho de que los humanos prehistóricos de cientos de siglos en el pasado ya trabajaran con alimentos fermentados hace que todo sea mucho más sorprendente. Eso debido a que, no se esperaría que ese tipo de alimentos “complejos” entraran en nuestra dieta sino hasta mucho después.

Hemos cambiado menos de lo que creemos

Barriles de cerveza antigua.

Los mineros de Hallstatt parecen haber aplicado intencionalmente tecnologías de fermentación de alimentos con microorganismos que todavía se utilizan hoy en día en la industria alimentaria”, comentó también Maixner.

Según se sabe, la dieta de los antiguos europeos era particularmente fibrosa y rica en carbohidratos. Las nuevas evidencias nos muestran que, además, ya también eran consumidores constantes de alimentos fermentados.

Una costumbre que además, se ha mantenido hasta la utilidad. Eso debido a que, los hongos identificados en las antiguas heces de las poblaciones de Europa siguen siendo los mismos que se utilizan para realizar las comidas que caracterizan la alimentación de la actualidad.

Cada vez está más claro que no solo las prácticas culinarias prehistóricas eran sofisticadas, sino también que los alimentos procesados complejos, así como la técnica de fermentación, han tenido un papel destacado en nuestra historia alimentaria temprana”, concluyó Kerstin Kowarik, arqueóloga del Museo de Historia Natural de Viena en Austria.

Referencia:

Hallstatt miners consumed blue cheese and beer during the Iron Age and retained a non-Westernized gut microbiome until the Baroque period: DOI:10.1016/j.cub.2021.09.031

Escribir un comentario