La naturaleza está llena de casos extraños y sorpresas, pero ninguna como la que han dado dos hermanas tortugas “siamesas” que nacieron unidas en un centro de vida silvestre de Massachusetts, Estados Unidos.

La imagen compartida en Facebook por la sucursal de Cape Cod del New England Wildlife Center muestra dos cabezas unidas a un solo cuerpo, una condición conocida como bicefalia. Y, contra todo pronóstico, han logrado coordinarse para empezar a nadar, por lo que parecen estar dispuestas a vivir.

Bicefalia, el diagnóstico de las tortugas siamesas

La condición puede ser consecuencia tanto de factores genéticos como de factores ambientales que incidieron sobre los embriones durante su desarrollo. Sin embargo, aún parece haber mucho por aprender, y estas hermanas parecen constituir una gran oportunidad para hacerlo.

Las hermanas han sido diagnosticadas con una condición conocida como bicefalia, que significa tener dos cabezas. Estos casos son extremadamente raros en los animales, y las pocas veces que ocurren terminan en una muerte precoz. Por ello, existe muy poca información sobre la enfermedad en diferentes especies.

Tortugas coordinadas para nadar

Las crías de tortuga de lomo de diamante (Malaclemys terrapin), nacieron en un sitio de anidación protegido en Barnstable, Massachusetts, por lo que se encuentran seguras. Desde que eclosionaron, el equipo del centro de conservación las ha estado cuidado durante un poco más de dos semanas y su pronóstico parece muy positivo.

“Los animales con esta rara enfermedad no siempre sobreviven mucho tiempo o tienen una buena calidad de vida, pero estos dos nos han dado motivos para ser optimistas”, escribió el equipo del centro de vida silvestre en su publicación. Ambas se encuentran “muy alerta” y “activas”, lo cual es realmente esperanzador.

Al ver esto, el equipo probó sus capacidades en una prueba de natación en aguas profundas donde destacaron. Los dos individuos se coordinaron para nadar hacia la superficie y respirar. “Es imposible meterse en la cabeza de estos dos, pero parece que trabajan juntos para navegar por su entorno”, dicen los conservacionistas.

Las tortugas siamesas comen, nadan y dejan evidencia de su nutrición al aumentar de peso. De hecho, cuando los investigadores visualizaron las radiografías del tracto gastrointestinal, descubrieron que cada una tiene un tracto gastrointestinal separado. Uno de ellos parece más desarrollado que otro, pero ambas son capaces de digerir sus alimentos por sí solas.

Aún queda mucho por aprender de ellas

Y ya que parecen dispuestas a luchar por sobrevivir, el centro de vida silvestre ha puesto en marcha algunos procedimientos para aprender de ellas. Según lo informado hasta ahora, estas tortugas nacieron con dos espinas que se fusionan más abajo en su cuerpo. También parece que cada una tiene el control de sus tres patas.

Por lo pronto, los investigadores esperan con ansias que se hagan mayores para someterlas a una tomografía computarizada. Por medio de esta, esperan visualizar la configuración de sus órganos internos y de las estructuras que comparten.

Referencia:

Rare conjoined turtles hatched in Massachusetts. https://www.livescience.com/two-headed-turtle-hatchling-massachusetts

Escribir un comentario