Un reciente descubrimiento astronómico podría ser el indicio para revelar la existencia de un objeto nunca antes visto en nuestra Vía Láctea. Todo debido a las extrañas señales de radio que dicho elemento ha envidado desde el centro de la galaxia.

Después de registras y estudiar el fenómeno, Ziteng Wang y sus colegas publicaron un estudio con sus resultados en The Astrophysical Journal. Gracias a ellos, ahora estamos al menos un poco más cerca de saber qué son esas raras señales de radio que se prenden y a apagan casi como si fuera al azar.

‘El objeto de Andy’

La primera persona en observar y detectar las señales de radio emitidas desde el centro de la galaxia fue Ziteng Wang. El astrónomo de la Universidad de Sydney en Australia, se hace llamar ‘Andy’ en occidente. Por ese motivo, se ha determinado que el nuevo descubrimiento fuera denominado ‘el objeto de Andy’ en honor al científico.

Todo gracias a que en el 2020, usando el Australian Square Kilometer Array Pathfinder, Andy y su equipo registraron unas raras y fluctuantes señales de radio que, según lo que sabemos del centro de nuestra galaxia, simplemente no deberían estar allí. Luego, se realizaron más observaciones con el radiotelescopio MeerKAT en Sudáfrica. Con eso, fue posible recopilar más datos con los que dar forma en nuestra mente al particular objeto.

Las extrañas señales de radio del centro de la galaxia

Representación de una galaxia desde la que podrían estar llegando las extrañas señales de radio.
Vía Pixabay.

Según las observaciones de los científicos, las señales de radio aparecían de forma casi irregular en el centro de la galaxia. De hecho, aunque aparecían usualmente durante unas semanas, la mayor parte del tiempo en el radar solo había oscuridad.

Con sus registros, pudieron observar que el brillo de la estrella varió por un factor de 100 y que sus grandes destellos fueron efímeros, desapareciendo en tan solo un día. Los investigadores comentan que dichas características nos hablan de un objeto pequeño.

Adicionalmente, también analizaron la polarización de las señales de radio que envió desde el centro de la galaxia. Con esos resultados, se concluyó que lo más probable es que el elemento tenga también un campo magnético fuerte.

Luego de la primera detección, los investigadores debieron esperar pacientemente. Eso al menos hasta que en febrero de este año la señal hizo presencia de nuevo. Para ese momento, apuntaron en su dirección también algunos telescopios sin detección de radio, esperando captar otro tipo de señales del misterioso objeto.

Lo que no es

Centro de una galaxia lleno de estrellas.
Vía Wikimedia Commons.

A pesar de que se apuntaron otros telescopios a la zona de donde vinieron las señales de radio en el centro de la galaxia, no se han logrado hacer otras lecturas del objeto. Por lo que parece, las únicas ondas que emite son las de radio.

Hemos mirado todas las demás longitudes de onda que podemos, desde el infrarrojo hasta el óptico y los rayos X, y no vemos nada, por lo que no parece ser coherente con ningún tipo de estrella que entendamos”, comentó David Kaplan, de la Universidad de Wisconsin-Milwaukee, quien formó parte del estudio.

Dicha falta de otras señales hace que la ciencia deba descartar que el objeto sea algo conocido como las estrellas y los magnetares (estrellas de neutrones con potentes campos magnéticos). Por lo que, ahora, deberán enfocarse en recopilar más datos sobre él, de forma que poco a poco podamos entender qué es.

Referencia:

Discovery of ASKAP J173608.2–321635 as a Highly Polarized Transient Point Source with the Australian SKA Pathfinder: https://iopscience.iop.org/article/10.3847/1538-4357/ac2360

Escribir un comentario