Los auriculares se han vuelto un accesorio destacado de nuestro día a día. Sobre todo ahora que existen diseños inalámbricos que podemos llevar con nosotros a donde queramos sin estar incómodamente atados a nuestros teléfonos. Ahora, usar audífonos todo el día puede no ser tan bueno para nuestra salud como lo es para nuestra productividad.

Todo debido a que la constante intrusión de los pequeños aparatos en nuestras orejas puede afectar la forma en la que se produce y expulsa la cera. También conocida como cerumen, es definida por Charlotte Phelps y Christian Moro de Bond University, para The Conversation, como “una secreción impermeable y protectora” que funciona como “un sistema de escaleras mecánicas” para expulsar todas las células muertas y otros sucios que pudieran entrar al odio.

¿Por qué usar audífonos todo el día puede ser malo para nuestros oídos?

Según las observaciones destacadas por Phelps y Moro, los procesos autolimpiantes del oído se pueden ser interrumpidos si tendemos a usar audífonos todo el día. En consecuencia, se pueden presentar otras complicaciones como las que enlistaremos a continuación.

No permite que la cera sea expulsada naturalmente

Primeramente, usar audífonos durante todo el día hará que inevitablemente la cera dentro de nuestros oídos se condense. Debido a eso, se hará menos fluida y más difícil de expulsar naturalmente.

Fomenta la inflamación y el taponamiento

Mujer usando audífonos todo el dia.
Vía Piqsels.

En relación con lo anterior, el tener un auricular constantemente en los oídos hará que el cerumen se compacte debido a la inflamación que desata su presencia. Al final, la cera va creando tapones cada vez más gruesos ya que no puede sacar naturalmente todas las células muertas, polvo y demás contaminantes que atrapa durante el día.

Como un contribuyente para esto también está el corte del flujo de aire, que evitará que la cera se seque y tome su icónico tono blancuzco –mientras esté húmeda, se mantiene marrón–. Debido a eso, se hace más pegajosa y permite que se generen los llamados tapones de cera.

Al final, todo se convierte en un círculo vicioso en el que usar audífonos todo el día evita que podamos expulsar la cera y, que en un intento por facilitar su salida, el organismo secrete incluso más, creando tapones incluso más grandes.

Aumenta el riesgo de infección

Como si fuera poco, si la cera no puede sacar naturalmente los contaminantes de nuestros oídos, entonces el riesgo de infecciones bacterianas y fúngicas aumenta. Eso sobre todo si los audífonos que solemos usar todo el día no son apropiadamente descontaminadas de forma peridódica.

Pueden producir problemas auditivos

Finalmente, como bien sabemos, si llegamos a usar audífonos todo el día, y además los tenemos a todo volumen, indudablemente dañaremos nuestros oídos. Pero, el efecto de los auriculares no para allí.

De hecho, si se generan tapones de cera lo suficientemente grandes, ellos pueden empezar a afectar tanto nuestra capacidad de audición. Junto a ella, se pueden presentar otros problemas como dolor y picazón. Incluso, el sistema de control del equilibrio de nuestro oído se puede afectar, generando mareos, tinnitus y vértigo.

Entonces, ¿qué pasa si necesito usar los audífonos durante todo el día?

Niño usando audífonos.
Vía Piqsels.

En la mayoría de los casos, lo mejor que podríamos hacer sería evitar tener tanta exposición. Pero, si por un motivo u otro no podemos evitarlo, entonces lo más recomendable sería optar por los audífonos supraaurales, es decir, aquellos que no se insertan directamente en el oído, sino que se colocan sobre la oreja.

La ventaja que ofrecen es que permiten un flujo de aire un poco mayor y generan menos obstrucciones en la estructura interna del oído. Como consecuencia, permiten que la cera siga actuando de forma más natural y generan menos riesgos.

Aun así, como ya mencionamos, la mejor alternativa sería evitar el uso sostenido de cualquier tipo de auricular. Adicionalmente, los investigadores también aclaran que la mejor forma de “controlar” la cera, es dejarla en paz. Por lo que podemos dejar tranquila cualquier rutina de limpieza con hisopos o similares.

Asimismo, advierten que otros remedios “como las gotas de aceite de oliva o las velas para los oídos, también pueden tener efectos adversos y no son útiles”. Su consejo es que, si la situación se hace muy problemática, se consulte con el médico de cabecera para que le ofrezca un tratamiento específico con el que abordar la situación.

Escribir un comentario