La NASA ha comenzado a planear el lanzamiento de una nave espacial que se deberá estrellar contra un asteroide en el espacio. Según se sabe, el despegue se dará el 23 de noviembre si no se presentan contratiempos. Pero… ¿por qué la agencia espacial estadounidense está haciendo estos planes en primer lugar?

Sobre el lanzamiento de la nave espacial de la NASA

De acuerdo a lo revelado en un reciente comunicado de prensa de la agencia espacial, el lanzamiento dará inicio a una misión denominada como ‘Prueba de redireccionamiento de doble asteroide’ (DART, según sus siglas en inglés). Según se ha visto, el lanzamiento del próximo 23 de noviembre se dará a las 7:20 p.m. EST que serían las 10:20 p.m. PST.

El sitio del despegue será la base de la Fuerza Aérea Vandenberg en California, y la nave saldrá a bordo de un cohete Falcon 9 de SpaceX. Una vez en órbita, la nave homónima a la misión viajará por el espacio durante aproximadamente un año para acercarse al asteroide seleccionado.

En septiembre de 2022, después de un largo viaje de unos 11 millones de kilómetros desde la Tierra, DART finalmente impactará con su blanco. Será entonces cuando la NASA podrá recopilar los datos que le interesa conocer sobre lo que pasaría si una nave espacial se llegara a estrellar con un asteroide.

El gran impacto: lo que se espera del choque entre el asteroide y la nave espacial

Satélite de la NASA que podría estrellarse contra un asteroide.
Crédito: Airbus.

Por lo que se ha entendido en el comunicado, la nave espacial de la NASA se deberá estrellar a altas velocidades contra el asteroide para poder hacer alguna diferencia en su trayectoria. Con eso en mente, se ha desarrollado el proyecto para que el equipo pueda viajar a al menos 24 mil km/h (kilómetros por hora) al momento de la colisión.

Dicho proceso pondrá a prueba una técnica conocida como ‘impactador cinético’. De forma resumida, la idea detrás de ella consiste en que, si la nave logra chocar con suficiente fuerza contra el objeto celeste, podría cambiar aunque sea un poco la trayectoria de su órbita.

Para el caso actual, el objetivo será Didymos, un asteroide binario que orbita en nuestro sistema solar. Su estructura está compuesta por un cuerpo celeste grande (de 780 metros de ancho) y una pequeña “luna” que orbita a su alrededor. El objetivo de la misión será impactar el satélite natural de 160 metros de ancho y observar con los telescopios terrestres si la colisión tuvo algún efecto sobre su órbita.

¿Por qué la NASA planea estrellar una de sus naves espaciales con un asteroide?

Tal como lo indica el nombre de la misión, el evento se verá como un intento experimental para medir las capacidades humanas para desviar o cambiar la dirección de la órbita de los asteroides. Siguiendo lo declarado en el comunicado de la NASA, estrellar la nave espacial contra un asteroide no solo sería de ayuda para su organización.

De hecho, por lo que parece, la información obtenida podría colaborar con un pozo de conocimiento internacional. Con él, las agencias espaciales del mundo podrán obtener más información vital para el desarrollo de sus propios programas de “redireccionamiento” de asteroides que podrían ser una potencial amenaza para la Tierra.

Escribir un comentario