La falla de Facebook duró oficialmente 6 horas los reportes iniciales hablaban de un problema con las DNS propias de Facebook y las tablas de enrutamiento. Ya explicamos por qué estas son importantes y como su desaparición nos dejó sin los servidores de unas las empresas más grandes del mercado.

Por ahora las consecuencias han sido más que negativas para Facebook y Mark Zuckerberg, como era de esperar. La confianza en su marca ha disminuido y ha perdido mucho dinero indirecto en forma de acciones y bonos. Sin embargo, hoy queremos hablar sobre las consecuencias que enfrentaron los usuarios.

¿Cuanto dinero perdiste, Mark?

Es más, preguntémonos: ¿Qué hubiese pasado si, como pareció en algún momento, todos los servicios de internet hubiesen fallado? Nada bueno, probablemente. La penetración del internet en nuestras vidas es tan profunda que estaríamos ante una cadena de problemas logísticos, laborales y económicos que derivarían en heridas emocionales bastante profundas

Sin conexión en otras ocasiones

¿Cómo llegaríamos a este punto? Pues el pasado lunes tocó un problema de software, básicamente. Sin embargo, un problema generalizado con Google, Microsoft, Facebook y Apple es casi imposible. Todos tendrían que cometer el mismo error y aún así hay otros servicios menores que quedarían funcionando.

De hecho, lo más cercano a una desconexión total como la que mencionan en Blade Runner 2049 es lo que sucedió con Facebook porque con la empresa de Zuckerberg cayeron varios servicios. Antes de este hubo un problema hace unos meses con Electronic Arts, la empresa detrás de videojuegos como FIFA y Apex Legends.

Un hoyo negro dejó sin Fortnite a millones de personas por dos días.

Y si seguimos en los videojuegos también recordamos cuando Epic Games cerró Fortnite directamente por dos días para lanzar un nuevo episodio. Así que como ven, no hay nada cercano a un apagón total, solo caídas parciales por algunas horas.

Política involucrada

Desde la BBC apuntan que cada país tiene su propio “botón” para desactivar el internet, pero que este es más complicado de “presionar” cuando hay muchas empresas involucradas.

Hay registros de países “desconectados” como Corea del Norte, pero también sabemos que esto es censura voluntaria y no fallas. Además, no hay un botón para apagar el internet de todo el mundo. Las conexiones, servidores y demás hardware necesaria se reparte por muchas instalaciones en diferentes países con un alto nivel de seguridad.

Incluso Google no puede llegar a algunos lados.

También hay conexiones submarinas que permiten la comunicación entre diferentes continentes. Un ataque terrorista a estos, o una catástrofe rompería la conexión entre países y continentes enteros. Pero no entre países de la misma región. Por lo que, de nuevo, este ejemplo se queda corto.

Entonces solo nos queda una catástrofe de proporcionas apocalípticas (nunca mejor dicho) que acabe con todo, o un orquestado y perfecto ciberataque. Sin embargo, si nadie lo ha intentando aún, es por algo. No solo es difícil, sino que requeriría una sincronización inhumana en diferentes instalaciones y países, así como una logística que puede fallar ante la primera sospecha de parte de las autoridades.

En Mr. Robot atacaron diferentes sedes de un conglomerado.

Golpe psicológico

¿Qué pasaría, en el caso de que un ciberataque o un error de software nos dejara sin conexión a internet? Para muchos es sencillamente volver a los 80, o mucho antes. Pero los expertos como William Dutton, profesor de la Universidad de Michigan, señalan a otro lado. Hay una gran parte de la población que se formó con internet a su lado, estas personas no conocen otra cosa que el recurso comunicativo instantáneo y constante.

Arrebatar una funcionalidad externa que damos por sentada haría mucho daño, sobre todo en personas que, sin saberlo, son adictas a esta conexión con una comunidad en línea. Esto ni siquiera se refiere solo a los que crean contenido, sino sobre todo a los llamados “lurkers”, la mayoría del internet que navega sin interactuar ni comentar con nadie.

Todos han intentado jugarlo al menos una vez.

La ausencia de una comunidad constante traería un sentimiento de soledad, sobre todo en los que tienen menos de 20 años, personas que tenían acceso a una PC con conexión a internet desde siempre. La cosa empeoraría a medida que nos acerquemos a los adolescentes e inclusos niños, ni siquiera conocen la vida antes de los smartphones.

Tampoco podemos ignorar a los adultos, alguno si vivieron la época preinternet sin problemas. Pero ya tienen más tiempo usándolo o directamente la conexión constante les ha dado una seguridad que antes no tenían. Como ven, en cuanto a temas psicológicos la cosa empieza mal, al nivel del inicio de la pandemia con muchas personas sufriendo de depresión y ansiedad por no poder socializar en público y en persona.

Economía digital

En aspectos laborales, de acuerdo con Scott Borg, representante de Cyber Consequences Unit, no habría demasiados problemas. Sin embargo, su última investigación se hizo en 2008, mucho ha cambiado el mundo desde entonces y ya no son pocas las empresas que trabajane manera remota.

Borg mencionaba en su investigación que la economía seguirá funcionando, pase lo que pase. Y que solo empezaríamos a ver problemas de carácter logístico si la desconexión toma más de 3 días. No obstante, esta investigación se hizo 12 años antes del coronavirus, ahora mismo es muy difícil discernir las consecuencias de una desconexión total.

El marketing digital se sustenta en estos cuatro.

Da la impresión que el impacto sería mucho más brutal hoy día, sobre todo si tomamos en cuenta la importancia del marketing digital con redes sociales, la presencia y auge de las criptomonedas y, sobre todo, la existencia del dinero digital, cuentas de débito, registros de crédito, etc.

Vale acotar que la bolsa, Wall Street y compañía funcionan de manera independiente al internet. No obstante, la gran mayoría invierte a distancia, por lo que habría una importante disminución en el número de operaciones hasta que eventualmente se haga imposible llevar los registros de los vendedores en corto, préstamos, brokers.

Lo que pasó con GameStop no sería posible sin internet y redes

Empresas al borde del abismo

Si vamos a las empresas de tecnología, redes y videojuegos, hablamos del caos absoluto. Pérdida de activos, falta de acceso a funciones básicas, carencia de videollamadas, conferencias, correos electrónicos. Apple, Microsoft, Facebook y compañía viven de estos servicios, no irían a la quiebra, pero los usuarios que los usan quedarían huérfanos. En líneas generales la caída del internet en general nos obligaría a replantearnos la vida tal y como la conocemos.

En lo único que Borg puede que tenga razón incluso hoy es en lo que se refiere a transporte. Autobuses, trenes y aviones no necesitan de internet para llevarnos a ningún lado, en teoría tampoco las universidades colegios, bibliotecas e instituciones que basan su existencia en objetos físicos.

Habría que volver a la Biblioteca.

Sin embargo, el mismo Borg no considera que una caída del internet nos saque masivamente a la calle a relacionarnos o socializar. De hecho considera, que la productividad laboral en PyMEs aumentaría, siempre y cuando podamos llevar registros básicos a papel.

Por su parte, si la desconexión durara solo un día, el impacto no debería ser demasiado importante. La máquina del sistema actual está bien aceitada y puede funcionar sin un día de trabajo y comunicación. Lo mismo para los efectos psicológicos, solo las personas con una adicción grave se verán afectadas.

Un mundo de pesadilla

Dicho esto, honestamente esperamos que este escenario de serie de Netflix no se dé nunca. Este implica demasiadas cosas negativas. David Eagleman, un neurocientífico de la Universidad de Stanford, afirmó que solo una tormenta solar casi apocalíptica acabaría con los satélites, sin estos recursos aún podremos comunicarnos, pero sería la última de nuestras preocupaciones.

La otra opción es un ataque terrorista a gran escala que dejaría al mundo confundido y temeroso por lo que podría pasar. Ningún escenario es precisamente bonito y hacen ver una falla de software a nivel global (como lo de Facebook) como un problema sencillo y hasta gracioso.

En cualquier caso, ya tenemos una idea de lo que sucedería y cómo podría suceder, y lo cierto es que tal situación parece improbable y esperamos que se mantenga así.

Escribir un comentario