Ahora que el coronavirus es parte de nuestra historia, también lo es la vacuna. A estas alturas la mayoría de las personas están vacunadas o están cerca de estarlo, por lo que también hay muchos con su pertinente cartilla. Estas confirma que se han vacunado una o dos veces e informa de datos básicos sobre la persona

Y esta será muy necesaria ahora que pronto comenzarán los viajes sin restricciones y la apertura de locales de comida, cines, etc. Es posible que en Latinoamérica este tipo de requerimientos no sean comunes, pero en otras regiones se exige una cartilla de prueba antes de entrar a un lugar.

Evitando problemas

Pero la cartilla es pequeña y, bueno, es un elemento físico que podemos perder de tanto llevar a todos lados. Para evitar ese estrés es mejor guardarla de manera digital y mostrarla en los diferentes lugares a los que vayamos. Hay varias opciones pero primero hay que asegurarse de que en nuestra región no haya mejores alternativas.

En varios lugares de Estados Unidos como California, la cartilla se entrega de manera digital a través del correo. Así que en ese caso el trabajo ya está hecho, solo es cuestión de nunca borrar ese determinado correo, descargar el archivo y tenerlo en tu celular.

En ese mismo país también hay estados en donde una aplicación guarda esta información y solo es cuestión de tenerla instalada. Con ella podremos probar que estamos vacunados, por lo que de nuevo en este caso la tarea ya está hecha.

No obstante, si no cuentas con esta suerte, la opción más directa es tomarle una fotografía a la cartilla. Asegúrate de que se vea claramente tu nombre y todos los datos relevantes. Si decides usar este método, asegúrate de que tu teléfono tenga contraseña, para evitar problemas en caso de robo. Además, asegúrate de siempre tener una copia en la nube.

Escribir un comentario