La vida en nuestro planeta ha estado cambiando y evolucionando durante millones de años. Como consecuencia, la historia que hay detrás de ella es tan extensa como enrevesada. Ahora, recuentes estudios de antiguos fósiles nos han revelado un nuevo detalle sobre ella: un evento de extinción masiva “secreta” ocurrida hace más de 30 millones de años.

La investigación que ha documentado la ocurrencia de tal evento se presentó recientemente en Communications Biology. Detrás de ella estuvieron los investigadores de Estados Unidos Dorien de Vries, Steven Heritage, Matthew R. Borths, Hesham M. Sallam y Erik R. Seiffert.

Gracias a su esfuerzo, podemos dar una mirada inédita a la época del Eoceno. Específicamente, tenemos la posibilidad de prestar atención a su cierre –ocurrido hace 33 millones de años– y cómo los cambios ambientales afectaron y modificaron a las formas de vida que para entonces caminaban, nadaban y/o sobrevolaban la Tierra.

Una extinción masiva “secreta”

Actualmente, sabemos que a finales del Eoceno el descenso paulatino de las temperaturas afectó a gran parte de la flora y la fauna del continente asiático y los polos del planeta. Por su parte, se creía que zonas como el territorio africano, protegidas por el calor de los trópicos, no fueron tan afectadas por tales cambios.

Fósiles dejados por la extinción masiva secreta.
Crédito: Matt Borths.

Sin embargo, una nueva investigación de los fósiles de la época nos ha revelado una extinción masiva “secreta” que ocurrió en dicha época y de la que no nos habíamos enterado hasta ahora. Con ella, se dio un proceso de “reinicio” para la fauna que llevó a muchas especies a tomar el camino evolutivo que devendría en los animales que vemos ahora.

¿Qué causó la disminución de la vida silvestre en el Eoceno?

Por los momentos, aunque se sabe que el evento ocurrió, no está totalmente claro qué causó realmente la extinción masiva secreta. Actualmente, solo se plantea como hipótesis que los cambios de temperatura pudieron desencadenar diversos eventos y desastres naturales que arrasaron con la región.

Por ejemplo, se habla de que las fluctuaciones de temperaturas generalizadas y la actividad volcánica intensa de la época pudieron ser dos factores determinantes para la extinción de las especies.

¿Por qué demoramos tanto en descubrir esta extinción masiva?

De acuerdo al reciente estudio, los mamíferos en la Península Arábiga y en todo el continente africano se vieron fuertemente mermados a finales del Eoceno. Como consecuencia, hace 30 millones de años, dos tercios de su diversidad máxima habían desaparecido por completo.

Claramente, el evento de extinción masiva “secreta” fue todo menos sutil. Entonces… ¿por qué nos demoramos tanto en identificarlo?

Según las palabras de los investigadores, gran parte del problema fue que no estábamos examinando los fósiles y muestras de la forma correcta. En la nueva investigación, la revisión fósil se enfocó en el estudio de la evolución y creación del “árbol genealógico” de las especies.

Gracias a eso, y midiendo la diversidad presentada en los fósiles, se pudieron identificar los patrones de merma y de aumento de las especies a finales del Eoceno. Específicamente, ellos fueron los que revelaron el evento de super extinción y también mostraron cómo una vez las antiguas especies desaparecieron, nuevas formas de vida evolucionaron inmediatamente para llenar los “espacios vacíos”. Entre ellas, estuvo incluida la de los homínidos, que llegarían con toda una nueva gama de especies para iniciar el Oligoceno.

Referencia:

Widespread loss of mammalian lineage and dietary diversity in the early Oligocene of Afro-Arabia: https://doi.org/10.1038/s42003-021-02707-9

Escribir un comentario