Por segunda vez, Florida ha declarado su victoria en la ardua lucha que ha supuesto la erradicación del caracol gigante africano de su territorio. El Departamento de Agricultura y Servicios al Consumidor del estado estadounidense dijo este miércoles que sus esfuerzos por eliminar la especie habían funcionado.

El anuncio se traduce en que no se ha visto un caracol de esta especie vivo en Florida durante al menos tres años. Con ello, se reducen significativamente las graves consecuencias de su invasión, que van desde vegetación y casas destruidas hasta graves casos de meningitis.

Achatina fulica, una especie invasora y peligrosa

Achatina fulica, también conocido como el caracol africano gigante, es una especie invasora originaria de África. A pesar de ello, ha logrado invadir diferentes partes del mundo y ocasionar estragos al punto de ganarse la calificación de plaga.

Por lo general, pasan su tiempo plácidamente escondidos a entre 6 y 8 pulgadas de profundidad en el suelo, razón por la cual son difíciles de encontrar. Sin embargo, se sabe que salen cuando llueve y que son particularmente activos durante la noche.

Debido a que son hermafroditas, sus requerimientos de reproducción son bastante simples. Basta conque se unan dos individuos para generar más de mil huevos. Es por ello que logran poblar rápidamente todo lugar al que llegan.

¿Por qué el caracol africano gigante se considera una plaga?

Y aunque a simple vista parecen inofensivos, y hasta adorables, la realidad es bastante contraria. Los caracoles gigantes africanos son amantes de las frutas y las verduras, y pueden arrasar rápidamente con los campos de cultivo o afectar su calidad. En la Florida, un estado con una industria agrícola valorada en 250,000 millones de dólares, las consecuencias de la invasión podrían ser fatales.

Los caracoles terrestres africanos gigantes están capturados por un trabajador. Crédito: Departamento de Agricultura de Florida.

Pero no solo la vegetación, sino también las construcciones están en riesgo con estos caracoles cerca. Si el suelo no contiene suficiente calcio para mantener fuerte su caparazón, empiezan a posarse sobre las paredes de las casas y a devorar el estuco que las decora. Mientras, dejan también un rastro de excremento nada estético ni saludable para el hogar.

Y ni hablar del riesgo que representa para la salud de los humanos. El caracol gigante africano también es portador de un parásito peligroso que puede causar meningitis, una inflamación del líquido y las membranas que rodean el cerebro y la médula espinal.

La historia de la especie en Florida

El primero de su tipo fue encontrado en 1966, cuando un niño lo trasladó a la Florida desde Hawai al sur de Florida. Su abuela los lanzó al patio y fue cuando empezaron los problemas: se reprodujeron rápidamente y, en el proceso ganaron mucho territorio. A pesar de ello, fueron erradicados por primera vez de la zona en 1975.

En cuanto al segundo brote, que data del año 2011, aún no está claro su origen. Trevor Smith, director de la división de industria de plantas y funcionario de Regulación de Plantas del Estado de Florida, dice todo parece haber iniciado con el hallazgo de la especie cerca de Douglas Park en Coral Gables, que luego se extendió rápidamente por Miami-Dade y partes de Broward, donde resultó abundante en 2014.

Casi una década de persecución para erradicarlo

La comisionada de Agricultura de Florida, Nikki Fried, acaricia a Casie y Mellon, dos perros entrenados para detectar caracoles gigantes africanos. Crédito: Departamento de Agricultura de Florida.

Conscientes del peligro que representa tanto para la salud como la economía, las autoridades pusieron en marcha un plan para erradicarlo. “Nuestros socios comerciales no quieren esta plaga”, explicó Smith, “por lo que era absolutamente imperativo que entremos y erradicamos esta cosa para que no afecte nuestro comercio internacional “.

Para ello, tuvieron que entrenar a dos perros de modo que aprendieran a olfatear a las criaturas. Desde el año 2011 se han recolectado más de 168,000 de estos caracoles en un plan que ha costado USD$ 24 millones. La última vez que la especie fue vista con vida fue en 2017, por lo que se le considera erradicado nuevamente.

“Me complace decir que todavía hay un solo lugar en la tierra donde se ha erradicado el caracol terrestre africano gigante”, dijo Smith, “y ahora lo hemos hecho dos veces”. ¿Volverá el caracol a Florida en el futuro? Después de este trato, puede que no, y las autoridades esperan que sea así.

Referencia:

Florida eliminates giant snail that can eat houses. https://phys.org/news/2021-10-florida-giant-snail-houses.html

1 comentario

  1. Muchas felicidades por tal noticia. La introdujeron en florida los babalawos cubanos para rituales.
    Estoy seguro. Así mismo pasó en Cuba.

Escribir un comentario