¿Cuán antiguos son los inodoros como los conocemos hoy en día? ¿Siempre estuvieron disponibles para todo el mundo o en algún momento fueron una marca distintiva de la alta sociedad? ¿Eran tan cómodos como los de ahora? Todas estas son preguntas que nos hemos al menos una vez en nuestra vida y que hoy parecen tener respuesta con el reciente hallazgo de un antiguo y lujoso baño en Jerusalén.

Los arqueólogos lo desenterraron en el paseo marítimo Armon Hanatziv de la ciudad bíblica, dentro de las ruinas de un palacio descubierto el año pasado. Y aunque se estima que tiene unos 2,700 años de antigüedad, tenía hasta un ambientador incluido.

Los baños eran exclusivos de la alta sociedad en el pasado

Un arqueólogo examinando el baño descubierto en las ruinas del palacio en Jerusalén.
Un arqueólogo examina el inodoro hallado en las ruinas del palacio en Jerusalén. Crédito: Yoli Schwartz, Israel Antiquities Authority.

El hallazgo es excepcional considerando el carácter netamente exclusivo que tenían los baños en el pasado. Hace miles de años, el uso de baños privados era un lujo que solo podían darse las personas de alta sociedad, como las que formaban parte de la realeza o las que tenían mucho dinero.

Así lo explicó Yaakov Billig, arqueólogo y director de la excavación en nombre de la Autoridad de Antigüedades de Israel, recientemente. Los baños privados “se encontraban anteriormente en muy pocos lugares en Israel y Jerusalén”, dijo por lo que este es un descubrimiento “muy raro”.

Un baño antiguo, lujoso y confortable dentro de un palacio en Jerusalén

Capiteles de las columnas tallados con símbolos de la monarquía judía.
Capiteles de las columnas tallados con símbolos de la monarquía judía. Crédito: Yoli Schwartz, Israel Antiquities Authority.

A simple vista no luce como un lugar en el que nos gustaría sentarnos, pero seguramente en el pasado sí lo fue para muchos. El inodoro está tallado en piedra caliza, tiene un agujero en el medio y tiene la forma de un asiento cómodo.

Cuando lo hallaron, se ubicaba encima de una fosa séptica, dentro de una cabaña rectangular de aspecto lujoso que habría servido como baño antiguo en la propiedad real de Jerusalén. Cerca del baño, también pudo haber un jardín lleno de árboles ornamentales, frutales y plantas acuáticas. Así que definitivamente, fue diseñado y construido “para que quien esté sentado allí se sienta muy cómodo”, como indicó Billig.

Evidencia adicional

Dentro del recinto también había entre 30 y 40 cuencos que quizás sirvieron para contener ambientadores, bien aceites aromáticos o incienso de olor agradable para mejorar la experiencia del usuario. También había piedras ornamentadas talladas con diversos propósitos; entre ellos, servir como marcos de ventanas y barandas, como decoración de la parte superior de las columnas o como capiteles de piedra.

Pero no es la primera vez que se encuentra evidencia de hábitos de baño antiguos. Hay muchas pruebas de los primeros esfuerzos de higiene de nuestros ancestros, como las que expusimos en nuestro artículo sobre la historia del papel higiénico.

De modo que esta es tan solo una parte del gran universo de reliquias que constituye este exuberante palacio, que probablemente perteneció a “uno de los reyes del reino de Judea”.

Los arqueólogos aprovecharon la oportunidad para recolectar muestras de tierra y de huesos de animales en el pozo séptico sobre el que se sostenía el baño, así como de utensilios de cerámica. Próximamente, los estudios podrían arrojar nuevos detalles sobre el estilo de vida, las dietas e incluso las enfermedades que aquejaban a los humanos de la época.

Referencia:

Biblical-era Toilet With Possible Air Fresheners Found in Jerusalem. https://www.haaretz.com/archaeology/toilet-with-possible-air-fresheners-found-in-first-temple-period-jerusalem-1.10267998

Escribir un comentario