A lo largo de la pandemia hemos una visto una amplia variedad de síntomas causados por la infección con el coronavirus SARS-CoV-2. Entre ellos, uno de los más peculiares es el dedo COVID-19, que se manifiesta como lesiones en los dedos de los pies y de las manos.

Hasta ahora, los médicos y científicos solo habían especulado sobre las posibles causas, en el contexto de la infección, y el principal sospechoso era el sistema inmunitario. Ahora, un nuevo estudio publicado en British Journal of Dermatology, confirma esta sospecha y ofrece una explicación para este síntoma. Al parecer, los dedos COVID son un efecto secundario de la respuesta inmune contra el patógeno.

Un síntoma frecuente al inicio de la pandemia

Al principio de la pandemia, se observó el síntoma en pacientes de diferentes partes del mundo. Lo curioso era que muchos de quienes los experimentaron ni siquiera mostraban los síntomas habituales de la COVID-19.

Un estudio publicado el año pasado en European Journal of Pediatric Dermatology advirtió que el síntoma se había observado con frecuencia en niños y adolescentes en Italia. Los autores se refirieron al fenómeno como una “epidemia” no observada en infecciones previas con otras coronavirus.

“Observamos una ‘epidemia’ de lesiones vasculíticas agudas y autocurativas de manos y pies en niños y adolescentes asintomáticos”, escribieron los autores. “Estas lesiones constituyeron una novedad que nos llevó a establecer un vínculo con la otra novedad mucho más severa, el COVID-19, que también ocurrió casi simultáneamente”.

¿Cómo se manifiestan los dedos COVID?

Algunas personas con COVID-19 experimentan síntomas a nivel de las manos y los pies. Por lo general, estos se manifiestan como una inflamación similar a un sabañón y un enrojecimiento en ciertas zonas de los dedos. Los dedos pueden cambiar de color.

Dedos de los pies con lesiones causadas por la COVID-19.

Los médicos han notado que aparecen entre una y cuatro semanas después de la infección. Si bien puede durar el tiempo que dura la infección, también hay casos en los que puede durar meses.

Después de examinar los datos de 50 pacientes que tuvieron COVID-19 y desarrollaron 13 lesiones de este tipo, los investigadores lograron dar con una posible explicación.

Consecuencia de la respuesta inmunitaria

Los dedos COVID son una especie de efecto secundario de la respuesta inmune representada por altos niveles de anticuerpos contra el coronavirus. Recordemos que estas proteínas reaccionan y atacan tanto al patógeno como a las células y tejidos de una persona. De hecho, como explicamos previamente, parte de las muertes asociadas a esta infección se deben a una respuesta inmune exagerada.

El nuevo estudio encontró una superposición con el interferón tipo I, una proteína clave en la respuesta antiviral. Junto a ella, las células que recubren los vasos sanguíneos parecen jugar un papel en el desarrollo del dedo COVID a nivel de los pies.

A casi dos años de que se hiciera formal la presencia de este nuevo coronavirus, el panorama es mucho más claro. Aunque al principio de la pandemia muchas personas mostraron estas lesiones, los estudios muestran que su prevalencia se ha reducida. Al parecer, los dedos COVID-19 son menos comunes en los contagios con la variante Delta.

Aún no está claro por qué, pero Veronique Bataille, dermatóloga consultora y portavoz de la Fundación Británica de la Piel, cree que podría deberse a la inmunidad. Por ejemplo, las vacunas podrían estar funcionando para limitar el desarrollo de síntomas al contacto con el patógeno.

Referencia:

Type I interferon response and vascular alteration in chilblain-like lesions during the COVID-19 outbreak. https://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/bjd.20707

Escribir un comentario