En la actualidad, más de 2,4% de la población del mundo está afectada por una condición conocida como bipolaridad. Para la fecha, ya se han desarrollado variados tratamientos con los que hacerle frente. Ahora, un nuevo estudio ha sugerido que la comida también podría ser una aliada para controlar los síntomas del trastorno bipolar.

¿Por qué la comida podría disminuir los síntomas del trastorno bipolar?

Como bien sabemos, la bipolaridad se manifiesta en las personas como estados de ánimo cíclicos en los que se registran niveles anormalmente elevados de energía o de depresión. Por lo general entre cada episodio, los pacientes suelen estar expuestos a complicaciones como dolores en el cuerpo, ansiedad, impulsividad e irritabilidad.

Como las partes del cerebro que regulan las emociones están poco activas, la forma en la que el organismo reacciona a los estímulos se va a los extremos, generando episodios depresivos o maniacos de forma cíclica. Para combatir esa situación es que se administran medicamentos contra el trastorno bipolar.

El detalle está en que dichos fármacos también parecen cambiar la forma en la que se metabolizan ciertos ácidos grados –comunes en infinidad de alimentos–. En consecuencia, afectan también el sistema inmunológico y la forma en la que maneja el dolor.

Ahora, se ha planteado la posibilidad de que, al regular la comida que se consume, se podrían disminuir los síntomas causados por el trastorno bipolar. De esa forma, las personas podrían tener una mejor calidad de vida entre episodios y, con suerte, a largo plazo, espaciarlos entre sí.

La nueva dieta es útil, pero aún no se puede ofrecer a las masas

Específicamente, la dieta que se probó para el experimento excluyó ácidos grasos polisaturados como el omega-6. Ellos suelen ser comunes en algunos tipos de aceites, carnes rojas y huevos.

Por su parte, se aumentó el consumo de omega-3, usualmente presente en semillas de lino y pescados grasos como el atún y el salmón. Gracias a ese cambio en la comida, fue posible notar que las personas con trastorno bipolar reportaban menos síntomas negativos durante las 12 semanas que duró el experimento.

Salmón.

A pesar de que la evaluación fue un éxito, los investigadores aclaran que aún no pueden llevar su dieta como una alternativa para las personas bipolares. Eso debido a que el plan es muy estricto y no todos podrían seguirlo al pie de la letra.

En consecuencia, consideran que aún deben hacerse más estudios sobre la relación entre los alimentos, la metabolización de ácidos grasos y los síntomas del trastorno bipolar. Eso debido a que, solo así será posible recolectar datos suficientes como para poder incluir una dieta específica dentro de las recomendaciones médicas para este grupo de personas.

La comida puede ser una ayuda, pero no un tratamiento contra el trastorno bipolar

Además de lo anterior, los investigadores también aclararon que su dieta es una forma de ayudar a las personas a lidiar con los síntomas del trastorno, pero no es bajo ningún respecto un tratamiento para él. De hecho, dentro de su estudio, los 80 participantes estuvieron de forma paralela bajo los tratamientos estándar para la condición.

Eso debido a que la dieta con comidas específicas debería facilitar el control de los síntomas del trastorno bipolar, pero no su tratamiento. Por lo que, para que sea realmente efectiva, debe ser vista como un complemento que, en el futuro, podríamos agregar a las indicaciones médicas dadas a las personas bipolares para aumentar su calidad de vida.

Referencia:

Adjunctive dietary intervention for bipolar disorder: a randomized, controlled, parallel-group, modified double-blinded trial of a high n-3 plus low n-6 diet: https://doi.org/10.1111/bdi.13112

Escribir un comentario