El 2020 fue un año caldeado para la lucha contra el racismo y la discriminación en general, pero el arte podría cambiar el enfoque de las manifestaciones e ideologías. En un museo de Ámsterdam se están exponiendo más de 100 retratos de artistas renacentistas, pero dos de ellos han llamado la atención de los medios. La razón es bastante curiosa y rompe con los paradigmas: los retratos muestran a hombres de piel oscura.

Una de las obras es un boceto que corresponde al pintor alemán Alberto Durero en 1508, y fue descubierto en su taller al momento de su muerte; el otro fue realizado por Jan Jansz Mostaert, y data de aproximadamente de 1525. Lo curioso es que ambas fechas coinciden con períodos de crueldad y esclavitud para con la población afrodescendiente. ¿Qué significa entonces su existencia?

La exposición Remember me

La exposición Remember me presenta obra realizadas entre 1470 y 1570 como evidencia del florecimiento que caracterizó al continente europeo en el siglo XVI. A pesar de la pandemia, la exhibición continuará hasta enero del próximo año.

Aunque muestra una variedad de obras de arte de la época, algunas han destacado por ser peculiares para entonces. Entre ellas, los retratos de dos personas de piel oscura de identidad desconocida. Pero, ¿cómo fue que sobrevivieron la locura del Renacimiento y todas los impromperios de la discriminación “racial”?

¿Quiénes eran los personajes de piel oscura de los retratos renacentistas?

A la izquierda, boceto de Alberto Durero; a la derecha, retrato de hombre de piel oscura de Jan Jansz Mostaert a color.
A la izquierda, boceto de Alberto Durero; a la derecha, retrato de hombre de piel oscura de Jan Jansz Mostaert. Crédito: Rijksmuseum.

Un aspecto curioso (o quizás no tanto) es que, pese al renombre de los maestros que crearon los retratos de estas dos personas de piel oscura, la identidad de los personajes sea desconocida.

El boceto de un total desconocido

Matthias Ubl, curador de pintura y vidrieras holandesas y alemanas tempranas del Rijksmuseum, lo reconoció a pesar de los esfuerzos. “No sabemos quién era ni dónde se conocieron, pero debe haberse conocido en[su ciudad natal Nuremberg o en un viaje en Venecia”, dijo refiriéndose al trabajo de Durero.

Ni siquiera hay una explicación al porqué de su existencia. La mente de los artistas es ciertamente compleja, y con tan poca información sobre la cual hacer estimaciones, es difícil dar respuesta a esa pregunta.

“Tampoco sabemos por qué lo dibujó, ¿para su propia memoria o para dárselo a la persona en cuestión? Pero es tan fiel a la vida, sin prejuicios, simplemente fiel a la vida, y esto es tan raro”, añadió Ubl.

Un presunto guardaespaldas cristiano

La situación es similar para el retrato de Mostaert, aunque de este hay más información. El suyo es el único retrato pintado que data de finales de la Edad Media y el Renacimiento que muestra a un africano de piel oscura.

Totalmente contrario a las costumbres de la época, el personaje se muestra cristiano por la insignia de peregrino en el sombrero, y además tiene apariencia adinerada. Su pose también nos advierte educación y alto nivel, con una mano reposando sobre la empuñadura adornada de su espada.

Algunas teorías apuntan a que es una representación de San Mauricio, nacido en el 250 d.C. en Tebas, una antigua ciudad del Alto Egipto, pero Ubl lo descarta. A su parecer es un retrato real de una persona de piel oscura. Además, aunque su nivel parecía elevado para la época, también hay señales en su vestimenta de que no lo era tanto.

“Vemos a este hombre con la mano en la empuñadura, tan orgulloso. Pero falta algo. No lleva abrigo y en ese tiempo tú no tenías pantalones como los conocemos hoy. Tenías polainas que estaban unidas por hilos de tinte a tu camisa. Así que en un retrato de un noble habría sido cubierto. Aquí estamos mirando a un soldado. Religioso. Creo que estamos ante el guardaespaldas del emperador Carlos V”.

¿Por qué los retratos no se habían mostrado antes?

También vale la pena indagar en las razones por las que estos retratos de personas de piel oscura no se habían mostrado anteriormente siendo tan antiguos. Al menos en el caso de Durero, un erudito de los autoretratos, podría deberse a un interés por protegerlo de la degradación. A diferencia de sus otras obras, esta fue un retrato dibujado con tiza y podría deteriorarse a medida que se exhibe en los museos.

Sin embargo, Friso Lammertse, el curador de pinturas holandesas del siglo XVII en el Rijksmuseum, presentó otra explicación. Hay una realidad que no podemos negar y es que el racismo tiene larga data y sigue latente en muchas sociedades. Pero hay una diferencia entre el rechazo debido a aversión y la falta de interés. Ambas pudieron jugar un papel en la omisión de estas obras.

El Renacimiento fue una etapa clave para las manifestaciones artísticas y el pensamiento. Sin embargo, los historiadores están de acuerdo en que fue un fenómeno puramente europeo, con escaso acceso a otras etnias. Sin embargo, algunos señalan que este no fue el caso en la región del Mediterráneo, por ejemplo, donde la interculturalidad era más común.

Referencia:

Earliest European portraits of African men on show together for first time. https://www.theguardian.com/artanddesign/2021/sep/28/earliest-european-portraits-of-african-men-on-show-together-for-first-time-durer-mostaert-rijksmuseum-amsterdam

Escribir un comentario