La popular plataforma de streaming Netflix ha sorprendido al mundo con una historia que probablemente pocos conozcan: la de Yasuke, un hombre africano que se convirtió en samurái. Si bien los personajes de piel oscura son bastante raros en los mangas y series de anime, este en particular destaca por haber existido en la vida real.

Pero Yasuke no solo destacó por romper los estereotipos y convertirse en samurái siendo africano; también fue la mano derecha del daimyo Oda Nobunaga, un soberano feudal que jugó un papel relevante en la sangrienta unificación de Japón. Esta es su historia.

Una excepción al hermetismo japonés

Estados Unidos ha producido varias películas en las que los occidentales crean lazos y aprenden artes marciales típicas japonesas. Pocas de ellas muestran personajes de piel oscura como protagonistas, pero esto no necesariamente sea una manifestación de racismo.

Hay realidades que van más allá de la discriminación a la que estamos acostumbrados. Aunque muchos asiáticos se han integrado al mundo occidental en los últimos dos siglos, el proceso inverso es poco común. Japón, en particular, ha destacado por su hermetismo a lo largo de su historia, incluso con sus propios aliados.

Ilustración de un libro para niños que cuenta la historia de Yasuke, el único samurái africano.
Ilustración de un libro para niños que cuenta la historia de Yasuke, escrito por Kurusu Yoshio, en 1943. Crédito: DR.

Sin embargo, a principios del siglo XVI los japoneses empezaron a ser más receptivos, aunque no por las razones que nos gustaría. Recordemos que aquel momento constituyó el auge de la comercialización de esclavos africanos, y por cruel y políticamente incorrecto que suene, era un buen negocio.

Para entonces, los esclavos llegaban al país asiático llevados por los misioneros jesuitas portugueses. Fue bajo esta dinámica que llegó Yasuke, un esclavo procedente de Mozambique, probablemente sin imaginar que se convertiría en samurái.

En 2013, una investigación sugirió que su nombre original era Yasue y que provenía de la etnia africana Makua. Y aunque poco se sabe de su destino después de trabajar como guerrero en Japón, es un hecho que destacó como tal y mereció el respeto de quienes lo rodeaban en un contexto totalmente adverso debido a sus raíces.

Encuentro con Oda Nobunaga

Probablemente fue el Padre Organtin, jefe de la delegación de jesuitas, presentó el esclavo a Oda Nobunaga, un poderoso daimyo que quedó sorprendido al ver su color de piel. Se presumen que Yasuke fue el primer africano de piel oscura que el prócer japonés había visto en toda su vida.

Totalmente escéptico, pidió que lo desvistieran hasta la cintura y frotaran su piel para cerciorarse que su color de piel, mucho más oscuro de lo que estaba acostumbrado a ver, era natural. Quizás pensaba que lo habían pintado así como una especie de broma pesada.

Retrato de Oda Nobunaga, quien convirtió a Yasuke en el primer samurái africano.
Retrato de Oda Nobunaga. Autor: Giovanni Niccolo.

Después de ello, quedó convencido de la originalidad del cuerpo imponente del esclavo de 1,88 metros de altura. La aceptación cambió a fascinación cuando notó que este hablaba también algo de japonés. Además, se dice que Yasuke era tan fuerte como un toro; siendo más precisos, tan fuerte como 10 guerreros japoneses.

Con tales atributos, Nobunaga no lo pensó demasiado y lo convirtió en su guardaespaldas personal. En el proceso, lo entrenó y instruyó en las costumbres del bushido, con lo que logró convertirlo en su samurái de confianza. Yasuke fue el primer samurái negro de la historia.

El papel de Yasuke como samurái africano

Ilustración del ibro infantil Kuro-suke de Kurusu Yoshio que muestra a Yasuke luchando junto a Oda Nobunaga.
Yasuke luchando junto a Oda Nobunaga en el libro infantil Kuro-suke de Kurusu Yoshio. Crédito: Iwasaki Shotten.

Este pudo haber sido el único criado no japonés que Nobunaga tuviera a su servicio, lo que, de cierta forma, es una prueba de la confianza que le tenía. Yasuke y él hablaban con frecuencia y, de hecho, hay menciones en la literatura que afirman que el daimyo le dio a su samurái africano una residencia y una katana ceremonial.

Durante su servicio a Nobunaga, Yasuke tuvo la oportunidad de viajar a su lado, participar en batallas y de contactar con otros grandes personajes políticos de la época; entre ellos, Tokugawa Ieyasu.

Pero quizás su participación más reconocida fue durante el incidente de Honnō-ji, perpetrado en Kioto por el ejército de Akechi Mitsuhide, quien fue un exitoso general bajo el mando del daimyo. Su ataque significó una traición contra Nobunaga, quien fue obligado a cometer seppuku, una forma de suicidio para mantener el honor en la derrota; un código moral samurái.

Ilustración del incidente en el templo Honno-Ji en que batalló Yasuke para proteger a Nobunaga.
Grabado del incidente en el templo Honno-Ji en que batalló Yasuke para proteger a Nobunaga. Autor: Watanabe Nobukazu.

Yasuke ayudó a Nobunaga a luchar contra las fuerzas de Mitsuhide. Tras su muerte, siguió bajo el mando de su hijo, Oda Nobutada, quien estaba reuniendo fuerzas para contraatacar, pero al final fue capturado. Después de ello, Yasuke fue presentado al traidor, quien desdeñó de él por considerarlo un “animal” y por no ser japonés.

La historia posterior es todo un misterio. Se cree que Yasuke fue enviado de vuelta como esclavo africano a las misiones jesuitas; también se cree que luego volvió a su natal Mozambique, donde vivió el resto de sus días. Sin embargo, no hay suficiente evidencia de ello.

Yasuke representado en la cultura popular

Escena de la serie de Netflix sobre Yasuke en la que se muestra al samurái sentado, vistiendo ropa japonesa con expresión seria.
Yasuke en la serie de anime de Netflix en su honor.

Aunque sea poco conocido a nivel mundial, Yasuke ha sido objeto de numerosas manifestaciones artísticas a lo largo de la historia. Varios autores los han incluido en novelas y mangas; además, ha aparecido en varios videojuegos.

Tal ha sido su huella que, a pesar de que su protagonismo radicó en Japón, muchas de ellas se han realizado en diferentes partes del mundo. El ejemplo más reciente es el de serie de anime de Netflix que mencionamos al principio titulada con su nombre. La trama está repleta de elementos fantásticos, muchos de los cuales no encajarían con lo que pasó en realidad.

Sin embargo, su emisión ha expandido la popularidad de este personaje tan peculiar entre adeptos y no adeptos al anime. De hecho, en junio de este año se anunció una adaptación al manga.

Escultura de tamaño humano de Yasuke con un alto nivel de detalle.
Escultura de tamaño humano de Yasuke, el único samurái africano documentado hasta ahora. Crédito: Nicola Roos/Ever Gold.

El artista sudafricano Nicola Roos también presentó una serie de esculturas de Yasuke de tamaño humano en una exposición titulada Dark Stranger. Claro está que sus trabajos no necesariamente reflejen la imagen más real del samurái, pero están basadas en la escasa información que hay sobre su idiosincrasia.

Además, Chadwick Boseman, reconocido por protagonizar la película Black Panther de Marvel, iba a encarnar a Yasuke en una versión cinematográfica sobre el único samurái africano. Lamentablemente, su fallecimiento en 2020 detuvo el proyecto.

Referencias:

Yasuke: le premier samouraï étranger était africain. http://www.rfi.fr/hebdo/20150102-yasuke-samurai-samourai-etranger-africain-mozambique-japon/

Yasuke: The mysterious African samurai. https://www.bbc.com/news/world-africa-48542673

Dark Stranger. https://wsimag.com/art/60743-dark-stranger

Escribir un comentario