La versión 94 de Google Chrome ya se ha estrenado y dentro de sus novedades encontramos algunas nuevas APIs. Anteriormente hablamos sobre las que abordaban los aspectos gráficos, sin embargo, hay otra que ha generado controversia. Se trata de la llamada API de Detección de Inactividad que Apple y Firefox rechazan contundentemente en comunicados emitidos por cada empresa.

Los argumentos contra esta API que Google pone en mano de los desarrolladores, es que deja expuestos a los usuarios frente a riesgos de seguridad importantes.

¿Por qué rechazan la API de Detección de Inactividad?

En Chrome 94, Google ha puesto en manos de los desarrolladores posibilidades como la de aprovechar directamente el procesamiento gráfico de los equipos. Esto luce muy bien a diferencia de lo que puede hacer la API de Detección de Inactividad que rechazan Firefox y Apple. Cuando se habla sobre detectar inactividad, se refiere a la posibilidad que tendrán los sitios para saber si un usuario ha interactuado con el sistema.

Lo delicado de esta API se encuentra en que a partir de la información sobre la inactividad, es posible llegar a otros datos como patrones de hábitos y uso que podrían ser aprovechados por los sitios. Esto es precisamente lo que alega Mozilla en su comunicado, rechazando la implementación de esta API. Asimismo, indica que este mecanismo no será implementado en su navegador.

Lo mismo manifestó Apple, indicando que Safari tampoco se unirá a este sistema de vigilancia. De acuerdo a su comunicado, los casos de uso planteados para la API en cuestión, no son lo suficientemente convincentes como para comenzar a implementarlos.

Si bien la última versión de la API de Detección de Inactividad requiere aprobación del usuario para los sitios hagan su monitoreo, el rechazo ha sido claro. Son muchas las lecciones que hemos aprendido a lo largo del tiempo acerca de la privacidad y es claro que la implementación de la API genere críticas. Quedará esperar por la respuesta de Google acerca de la continuidad o modificación de este mecanismo.

Escribir un comentario