Un equipo de la Northwest University en Illinois, USA, ha ideado microchips voladores inspirados en las “semillas helicóptero”. Por ahora son solo un prototipo, pero su proyecto está avanzado y ya tienen muchas ideas para estos artefactos que miden entre 0.5 y 1.5 mm.

Los microchips tienen un diseño parecido al de las mencionadas semillas, algunos árboles lanzan al aire sus semillas y el viento las puede llevar muy lejos. Esto sucede para que las semillas germinen en lugares lejanos y la vida del árbol se “expanda”. Fijándose en este comportamiento los científicos idearon sus propios artefactos con un comportamiento similar al de la semilla.

Microchip volador.

Mejor que la biología

Las declaraciones de John A. Rogers, líder de la investigación, fueron estas:

Creemos que hemos vencido a la biología … hemos podido construir estructuras que caen en una trayectoria más estable a velocidades terminales más lentas que las semillas equivalentes. La otra cosa fue que pudimos hacer estas estructuras de helicópteros voladores que son mucho más pequeñas que las semillas que se ven en el mundo natural “.

De acuerdo con los investigadores, analizando la aerodinámica de las semillas han podido optimizar su aerodinámica. Los microchips viajan con el tiempo grandes distancias y caen tan lento que es muy difícil que una ráfaga de viento no los vuelva a alzar dejándoles continuar con su trabajo.

Y su trabajo sería el rastreo de enfermedades, contaminación y búsqueda de lugares de interés. A pesar de ser tan pequeños, cada minidron tiene una batería solar bastante más pequeña, así como posibilidades de comunicación inalámbrica. Ahora mismo el equipo trabaja para mejorar la comunicación entre cada chip y posteriormente con un smartphone.

El trabajo se publicó en la revista Nature y la misma plataforma publicó un video en su canal de YouTube para mostrar más de estos microchips. Pueden verlo a continuación.

Escribir un comentario