Los cazadores de fósiles han sorprendido al mundo al desenterrar los restos del que se cree que es el anquilosaurio más antiguo y extraño documentado hasta ahora. El hallazgo tuvo lugar en la cadena de montañas del Atlas Medio en Marruecos, en el continente africano, un lugar en el que nunca antes se había encontrado algo similar.

Además de ser uno de los más antiguos hallados hasta ahora, este espécimen ha dejado huella en la historia científica por ser también el primero hallado en África. Gracias a este fósil, sabemos que los anquilosaurios son más antiguos de lo que pensábamos, y probablemente evolucionaron o desencadenaron nuevos linajes.

Parientes cercanos de los estegosaurios

Ankylosauria es un clado dinosaurios acorazados muy diversos que fueron parte importante de la fauna terrestre del Cretácico. Aunque los registros fósiles son escasos, los análisis filogenéticos realizados hasta ahora sugieren que divergió de un taxón hermano llamado Stegosauria al final del Jurásico Temprano.

Su cráneo, cuerpo y cola estaban cubiertos con una armadura de púas que probablemente los ayudó a protegerse y atacar. También tenían un tamaño imponente, midiendo alrededor de siete metros de largo y pesando nada menos que unas cuatro toneladas.

Hasta ahora, los restos se encontraron solo en los antiguos continentes de Laurasia. Es por ello que el reciente hallazgo ha sorprendido a la comunidad científica que estudia los dinosaurios.

El fósil pertenece en realidad al anquilosaurio más antiguo encontrado hasta ahora

Al desenterrarlos, los investigadores sospechaban que los huesos pertenecían a una nueva especie de estegosaurio; esto debido a que en 2019 encontraron restos de esta en la mism región. Sin embargo, al observar con microscopio secciones delgadas del fósil encontraron patrones distintivos de fibras que son exclusivos de los anquilosaurios.

Dra. Susannah Maidment sosteniendo fósil del anquilosaurio más antiguo. Crédito: Natural History Museum.

Pero incluso con pruebas tan sugerentes había escepticismo. El equipo se preguntó si no se trataba de restos falsos, algo que podrían determinar aplicando análisis más rigurosos. Fue una inspección adicional con un escáner CT la que les dio la anhelada certeza: era real. No había señal alguna de que fuera una réplica.

“Normalmente, cuando vemos armaduras en estegosaurios y anquilosaurios, la armadura dérmica está incrustada en la piel, no adherida al esqueleto”, dijo la Dra. Susannah Maidment, paleontóloga del Museo de Historia Natural de Londres. “En este caso, no solo está en contacto con el esqueleto, sino que está fusionado con las costillas”.

Los anquilosaurios eran más antiguos de lo que se creía

Los restos datan del Jurásico medio, hace unos 168 millones de años, por lo que rompe con las estimaciones realizadas en función de los especímenes hallados en otras regiones del mundo.

Hasta ahora, el clado se había descrito por fósiles de Estados Unidos y Canadá que datan de hace 74 a 67 millones de años. Pero con este hallazgo, al nuevo espécimen se le considera este fósil de anquilosaurio se considera el más antiguo hallado en la Tierra y probablemente fue uno de los primeros que deambularon sobre su superficie.

Ahora el fósil del anquilosaurio más antiguo forma parte de la colección del Museo de Historia Natural, donde será objeto de nuevos estudios. La suma por la cual lo adquirieron no fue revelada.

Referencia:

Bizarre dermal armour suggests the first African ankylosaur. https://www.nature.com/articles/s41559-021-01553-6

Escribir un comentario